Actualizado hace: 10 minutos
Jorge Zambrano García
Coherente postura

Tenemos un presidente electo a quien debemos desearle lo mejor en todos los órdenes en la gran tarea de administrar bien el país por cuatro años, con estricto apego a la Constitución y leyes de la República que estén vigente.

Miércoles 13 Diciembre 2006 | 21:14

El éxito que tenga en dicho ejercicio será de positivo beneficio para todos los ecuatorianos. Lejos estamos de dar normas, criterios, etc., etc. que a estas alturas, más de lo que se dijo en campaña sobran, el poder hay que ejercerlo no predicarlo solamente. Por consiguiente, sólo quiero relievar el coherente comportamiento que tuvo desde hace ocho años el candidato Álvaro Noboa, quien desde 1998 ha sido totalmente coherente en sus posturas y propuestas: trabajo, salud, educación, vivienda popular y ahora micro crédito y aumentar el bono popular. Por varias razones ha sido satanizado en todos los órdenes desde su origen: comportamiento público y privado, familiares, empresariales, comerciales y últimamente político; está en su derecho de aspirar sin complejos a la primera magistratura del país, no hay prohibición expresa de Ley por ser hombre rico. En la campaña se le dijo y cuestionó todo, aunque en gran medida su oponente resultó emulador de algunos temas que fueron satanizados a Noboa y aceptados a su opositor por algunos medios en forma diaria. Si bien es verdad que la campaña de Noboa tuvo graves falencias como la de no haber tenido el equipo indispensable de más personas capaces y firmes en cada provincia, para coadyuvar al candidato a explicar y fortalecer sus lógicas propuestas –que como en pocas veces las ví muy coherentes y factibles de hacerlas realidad- con el gran liderazgo firmeza y experiencia acumulada a través de sus distintas facetas que tiene el Ab. Álvaro Noboa en sus 56 años vividos. Sostengo, como siempre, que está demás intranquilizar al país por meses o años reinventando insuficiencia de leyes, Constitución, etc., etc. Lo que hay que reformar desde la Constitución, si hay sinceridad de hacerlo bien, para eso está el Congreso actualmente electo, y si éste se negare a ello también hay disposiciones claras en la actual constitución para hacerlo. Lo que el país necesita es que exista un presidente capaz, honesto, firme, que trabaje y haga trabajar al país los 365 días del año; y si para muchos éste resultó Correa, hay que apoyar en esta mayoritaria decisión. Pero respetando los poderes del Estado: no hemos elegido rey sino presidente, que tiene que gobernar con oposición racional cuando sea el caso.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala