Actualizado hace: 7 horas 30 minutos
Erwin Valdiviezo S
Ganar y gobernar

Sólo debieran ser dos palabras diferentes, pero su significado y alcances en un país como el nuestro, y particularmente en estos tiempos que está a punto de asumir un nuevo mandatario, tienen gran importancia por lo que está en juego por la imagen misma de los ganadores del último proceso electoral.

Martes 12 Diciembre 2006 | 21:50

Que han sabido ganar las elecciones nadie lo discute, y han triunfado porque seguramente estructuraron buenos equipos de trabajo y aplicaron una estrategia que, habiendo resultado, da cuenta de gente que ha estado preparada para ese escenario; es decir para lograr votos y para poner al Ec. Correa en la Presidencia de la República, lo que los ha convertido en ganadores. Pero de allí a pasar al otro escenario, el de gobernar, hay una gran diferencia, siendo este último el fundamental para saber si la mayoría de ecuatorianos no se equivocó. Quienes están armando los equipos de trabajo, tanto para lo nacional como provincial, tienen una enorme responsabilidad, pues no necesariamente el que más votos consiguió, o más gritó o más afiches y pancartas colgó, es el indicado para el manejo de la cosa pública, que por estos días es tan complicada como fundamental para los objetivos de los nuevos gobernantes. Puede resultar duro para algunos (o muchos) seguidores de Alianza País, que después de tantas jornadas duras de la campaña no sean tomados en cuenta para algún cargo; pero “los aspirantes a cualquier cosa” deben entender que si este Ecuador está a la expectativa de lo que haga el nuevo gobernante en materia del cumplimiento de sus ofertas, solo deberá estar rodeado de los mejores, pues solo con ellos las reformas y “revolución” prometidas podrán ser prácticas. Y claro que todos los que se sacrificaron los meses anteriores se sentirán con derecho de exigir y ser tomados en cuenta, y así mismo muchos se creerán capaces de estar en cualquier puesto, pero eso deberán decidirlo las “cúpulas o buros” que también deberán ser por demás exigentes y selectivos con quienes escojan, pues una falla o alguna incapacidad en el manejo de la “cosa publica” puede echarles por la borda su anuncio de gobernar con los mejores y de inaugurar la “meritocracia”. Lo que si hay que recordarles, a quienes harán los cuadros del nuevo gobierno en Manabí, es que deberán ser efectivos y casi infalibles en los “listados”, pues la provincia merece probar que, aunque no dio el triunfo a Correa, si tiene gente capaz de llevar con decoro y buenos resultados cualquier gestión que se encomiende, tanto mas si hay retos grandes para los próximos cuatro años. Por tanto, deben tener claro que una cosa es la gente que ganó la campaña electoral y otra la que gobierne, y si en el primer grupo hay alguno que destaque, pues que asuma su rol, pero si no es así, que se pruebe que Alianza País gobernará con los MEJORES.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala