Actualizado hace: 2 horas 15 minutos
CLIMA
Hay diversos pronósticos de "La Niña" en Ecuador

Los organismos que analizan el clima parecen no haberse puesto de acuerdo en el pronóstico del fenómeno La Niña en Ecuador.Los organismos que analizan el clima parecen no haberse puesto de acuerdo en el pronóstico del fenómeno La Niña en Ecuador.

Jueves 27 Enero 2011 | 00:00



El Centro Internacional para la Investigación del Fenómeno El Niño (Ciifen), señala que en Ecuador hay mayores probabilidades de lluvias entre normal y sobre lo normal en la región interandina y costa central; y que en la costa norte hay mayor probabilidad de lluvia bajo lo normal.
Esto implicaría que una parte de Manabí, sobre todo en la zona norte, sufriría la escasez de lluvias.
El Comité Nacional para el Estudio Regional del Fenómeno El Niño (Erfen), integrado por los organismos que vigilan el proceso del clima en el país, indicó en su informe del 13 de enero que el evento La Niña ha tenido una influencia moderada en el país y se prevén condiciones normales para época. Es decir, según esta entidad, no habrá irregularidades en la estación lluviosa.
El IV Foro Nacional Climático, realizado el 7 de enero en Babahoyo, provincia de Los Ríos, concluyó que las bajas temperaturas comenzarán a recuperarse y que las condiciones meteorológicas serán irregulares con la presencia de días de sol pero también seguirán las lluvias, según un informe publicado en la página web de la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgo.

 DOS MESES. En lo que sí concuerdan es en que el fenómeno La Niña se mantendrá por al menos dos meses más.
Los plazos no son exactos. La Organización Meteorológica Mundial señala que es probable que La Niña persistirá "durante al menos los próximos dos a cuatro meses, prolongándose así hasta bien entrado el primer trimestre del 2011 y, posiblemente, hasta el segundo trimestre (abril o principios de mayo), aunque probablemente su intensidad disminuya en el curso de los próximos cuatro meses".

 Indicios. En Ecuador, dos hechos muestran la variación del clima.
Roque Mendoza, funcionario de la Secretaría de Gestión de Riesgo, lleva las estadísticas de lluvias desde el año 1959. Esto le ha permitido constatar que en el último medio siglo sólo en tres años ha llovido más de 100 metros en diciembre: en 1982, 1997 (en ambos se dio el fenómeno El Niño) y en 1984.
En 1984 no hubo El Niño pero ese diciembre precedió a un período escaso de lluvias.
Algo similar pasa ahora. En diciembre del 2010 cayeron 148 milímetros de lluvia sobre Portoviejo. Y en lo que va de enero, hasta el martes sólo habían caído 13 milímetros de lluvia.
El informe del Erfen señala que durante  enero han aumentado los desembarques de jurel, una especie de pez asociada a aguas frías y cuya captura no se evidenciaba desde el año 2001. Así mismo, disminuyó la pesca de camarón pomada y langostino, lo que se considera una condición no usual para la época.
Los agricultores, por su parte, se muestran contentos. Es que las lluvias que cayeron a inicios de diciembre humedecieron la tierra lo suficiente para que las semillas germinaran y las plantas crecieran. Ahora esperan que el invierno no se detenga.
Mientras el agua del mar conserva características frías, el aire está caliente. Durante esta semana la temperatura máxima ha fluctuado entre 28 y 30 grados centígrados, y la mínima ha sido de entre 18  y 24 grados.
El aumento del calor ha hecho que se incremente, también, la demanda de ventiladores y acondicionadores de aire.

 

Cómo enfrentar el cambio de clima

El cambio de clima suele traer consigo complicaciones en la salud de las personas. Por eso es recomendable tomar  precauciones ante la variabilidad climática que se prevé en el país.
Por ejemplo, las personas que viven en zonas cálidas deben utilizar vestimenta adecuada para disminuir el impacto del calor sobre la piel. Quienes vayan a exponerse al sol deben utilizar bloqueadores con un alto factor de protección.
Es necesario beber abundante agua para mantener la hidratación en el cuerpo.
Para evitar infecciones por hongos y bacterias en la piel, se debe mantener el aseo diario y utilizar talco, sobre todo en las áreas de mayor sudoración. Igual precaución debe tomarse en quienes se expongan a la humedad por las lluvias.
Cuando llueve, se recomienda el uso de paraguas y ropas impermeables. Si la ropa se moja, debe cambiársela cuanto antes para evitar resfriados y otros problemas de salud. En caso de que se presenten enfermedades, se debe acudir al médico.
Las personas que tengan vehículos deben revisar que las llantas estén en buenas condiciones, pues con las lluvias el pavimento se vuelve resbaladizo. También debe examinarse el estado de los limpiabrisas y luces.
Al conducir se recomienda precaución al desplazarse por vías con pendientes o curvas.
También se sugiere limpiar los alrededores de la vivienda y erradicar potenciales criaderos de roedores e insectos. <

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala