Actualizado hace: 6 horas 20 minutos
Galo Barcia Flor
Con Ney Moreira

A mediados de la década de los años sesenta, nuestra ciudad, sana todavía, se llenaba de fiesta y de jolgorio por la algarabía de la juventud de entonces, que sin ningún motivo aparente, nos tomábamos sus esquinas y hacíamos de ellas nuestros pagos...

Domingo 10 Diciembre 2006 | 22:47

Y cómo no recordar a la gente del Káramel y de la Esquina de Pérez; a las muchachas del Tubo y de Marcos Yépez. Nosotros, por nuestra parte, empezamos en la Imprenta Ramírez, nos trasladamos luego al desaparecido “México Lindo” y nos instalamos por varias décadas en la esquina del recordado bazar “Norita”...Y mientras estudiábamos, en tiempos en que había que hacerlo de verdad, por las mañanas y por las tardes, esperábamos a las chicas que llenaban de ilusiones nuestras vidas, recibiendo los efluvios musicales y alados del piano del doctor Armando Flor Cedeño, sobre la 10 de Agosto; y de todos esos cantantes y músicos que hacían sus tertulias en la Joyería “El Diamante” de mi siempre extrañado compadre Gonzalo Mero Navas, como los hermanos Arturo y Tomás Delgado y Ney Moreira, quienes recuerdo... Ney Moreira, jovencito entonces como nosotros, marcaba con timidez la distancia a través de sus arpegios milagrosamente logrados con el prodigio de sus manos. Y como nosotros tuvimos el privilegio de verlo crecer en su arte hasta la apoteosis cuando integró el afamado trío Los Brillantes; e iba a la par con nuestra pobreza al parque Eloy Alfaro a ensayar para las serenatas; y, en casa de Lauro y Linda, pasamos una noche realmente fabulosa, con su requinto sonado y sonado por la madrugada celeste... Hermosa e inolvidable noche la vivida con Ney; hermosa por espiritual y por profana, con el arte de este amigo, a quien el paso irreverente de los años, en nada ha mermado su prodigiosa manera de ser el mejor requinto de América. Gracias amigo Ney Moreira...
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala