Actualizado hace: 1 hora 46 minutos
Kléber Guerrero Aray
2011 y un nuevo modelo de bachillerato

Mucho se ha comentado acerca de los desfases curriculares de la educación en el Ecuador, una educación que no ha transcendido los lineamientos de calidad que exige el mundo competitivo y que a ratos ha boicoteado las intenciones de escalar dentro de los países potencias, que sí ven en la educación su mejor fuente de riqueza y emprendimiento.

Miércoles 19 Enero 2011 | 00:00

En el actual Gobierno se busca marcar pasos revolucionarios a esta educación, empezando por transformaciones curriculares que impulsan a formar bachilleres holísticos y listos para emprender su subsistencia de vida a temprana edad, priorizando el aprendizaje de teorías y conocimientos prácticos propios de la necesidad diaria.
Hoy se nos presenta a la sociedad el NBE (Nuevo Bachillerato Educativo) como el nuevo instrumento de revolución educativa, instrumento que ha sido parte de un análisis profundo a un sinnúmero de vicisitudes que ha desplegado la educación en el Ecuador, como por ejemplo el escogitamiento de las especializaciones a edad tan temprana, factor que a lo mejor ha sido un problema que ha arrastrado deserción, inequidad y hasta pérdidas de año. La propuesta del Nuevo Bachillerato Ecuatoriano pretende democratizar el acceso a la educación, por lo que la eliminación de las especializaciones es un paso fundamental.
El proyecto del Nuevo Bachillerato Ecuatoriano pretende acabar con el exceso de especializaciones, con la carencia de mínimos básicos de conocimientos que impedían a los estudiantes cambiarse de colegio; propone que ahora el estudiante de Bachillerato tenga una formación general, que no se limite a llenarlo de contenidos, sino que sustente  su proceso de enseñanza y aprendizaje a partir del manejo de destrezas con criterios de desempeño, pretendiendo fomentar en ellos la visión interdisciplinaria del mundo, desarrollado sus destrezas de pensamiento complejo que mucha falta nos ha hecho.
Con este nuevo diseño educativo, se busca la construcción de un ciudadano más integral, capaz de comprender los procesos de pensamiento y de abstracción de las ciencias, sin tener que especializarlos en ciertos conocimientos que quizás podrían aprender en el ámbito productivo o en la universidad. La idea es que esta propuesta curricular forme ciudadanos que sepan cómo encontrar respuestas a las preguntas cada vez más inagotables de un mundo cada vez más cambiante, formar  jóvenes poseedores de valores humanos, inspirados en el Buen Vivir, capaces de funcionar como ciudadanos críticos, de cumplir con sus responsabilidades y de ejercer sus derechos individuales y colectivos en el entorno comunitario, académico y del trabajo.
De  manera general se puede visualizar a este modelo como un proceso de reestructuración curricular que si bien es cierto propone algunos principios pedagógicos, pero aún no es lo suficiente, pero sí un gran paso para contrarrestar los modelos educativos obsoletos y nefastos que han sido aplicados en el Ecuador.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

RECOMENDADAS PARA TI:

Tendencias

Impreso | Sábado 25 Febrero 2017

Impreso Sábado 25 Febrero 2017
Compartir en
Compartir en