Actualizado hace: 8 horas 10 minutos
PENA CAPITAL
PENA CAPITAL
Por: Childerico Cevallos
chcevallos@eldiario.ec

Domingo 16 Enero 2011 | 00:00

Es la que ha sido implantada por este gobierno de la revolución ciudadana. La máxima sanción mortal se incorporó con este socialismo del siglo XXI para extinguir la vida de una empresa próspera y emprendedora, víctima de las ansias de protagonismo y petulancia de quienes intentan establecer el totalitarismo en el país.


País que de a poco va despertando de las excentricidades, engaños y abusos que a lo largo de cuatro años han sido utilizados para sentar una administración que, bajo el lema de “La Patria ya es de todo”, va extendiendo la práctica de hacer de Ecuador un territorio de pocos, con restricciones para todos y con régimen de sometimiento a los intereses de un círculo dominante.
Círculo dominante que se ha manifestado a través del director ejecutivo de la Comisión Nacional de Tránsito, Ricardo Antón, al fallar contra Reina del Camino aplicando la pena capital que liquida a esta empresa borrándola de los registros de las cooperativas de transporte, sin mediar un justo e imparcial juicio, pues una sola persona se ha arrogado la facultad establecida por la ley al directorio de una entidad.
Entidad en cuyo nombre se está cometiendo la que sería una de las más grandes injusticias de este gobierno, al cerrarse una gran fuente de trabajo irrespetando – según los entendidos - el derecho al libre proceso y por obedecer a posiciones preestablecidas, hechas públicas por el presidente a raíz de suscitado el accidente y llevado a la realidad por el inefable Antón. Antón, que si existiera un poco de conciencia y rubor en la bancada oficialista en la Asamblea Nacional, debería responder ante ésta el por qué de la sucesión de accidentes mortales en el territorio nacional, en las ciudades más pobladas y las acciones ejercidas para que la Policía Nacional cumpla con su deber de control.
Control que en Guayaquil el mencionado funcionario no aplicó durante su mandato en la Comisión de Tránsito de Guayas. No clausuró ni revocó frecuencias a las cooperativas de buses urbanos, especialmente, causantes de tantas y tantas muertes por exceso de velocidad, irrespeto a las señales de tránsito y violaciones múltiples a la ley, incluida la suplantación de licencias, argumentos esgrimidos contra Reina del Camino.
Reina del Camino, empresa que, es cierto, debe procurar enmendar mucho la conducta de sus integrantes, empezando por los propietarios de las buses, directamente responsables de lo que suceda con su unidad y sus pasajeros. Pasajeros que ahora están demandando la rectificación de la sentencia a muerte contra Reina por considerarla desproporcionada. Al igual que esperan, atentos, la posición dela clase del transporte nacional, si es que ésta no ha caído en la seducción del bastardo compromiso de grupo o la clásica lavada de manos.        <

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: