Actualizado hace: 1 hora 11 minutos
Acción contra la delincuencia
Acción contra la delincuencia
Por: Alfonso Delgado
adelgado@hotmail.com

Miércoles 12 Enero 2011 | 00:00

Entre los problemas de mayor incidencia negativa en los últimos años, de manera especial en el que acaba de terminar, no cabe dudas que ocupa el primer lugar la delincuencia.

No es cuestión de percepción, ni de exageración periodística.  La realidad es esta. Triste realidad que colocó al 2010 como el año récord en los delitos delincuenciales, posiblemente por la falta de acción firme y oportuna por parte de las distintas autoridades y entidades involucradas en la necesaria búsqueda de soluciones a esta situación que tiene en permanente alarma y zozobra a todo el país.  Porque ya no es cuestión de los crímenes en las zonas rurales de hace 60 o 70 años. Como tampoco se trata de las zonas rojas en determinadas ciudades, como venía sucediendo en los últimos años.  Ahora están en el mismo andarivel todas las provincias. Unas más, otras menos.
Lo cierto es que ahora no se tiene tranquilidad ni seguridad  en ninguna parte.  Ni en la escuela, ni en el colegio, ni en la universidad, ni en el propio domicilio, ni en la iglesia, peor aún en la calle,  en los sitios públicos o en las cercanías de las entidades financieras.  Ahora se asalta, se roba, se secuestra, se asesina a cualquier hora del día.  Lo mismo es de mañana, de tarde, de noche o al amanecer. Ya no es necesario hacerlo directa ni personalmente. Antes era de hombres el enfrentar una situación que terminaba en sangre y cobrando vidas humanas.    Ahora existe el sicariato y los actores intelectuales esconden su cobardía.  Antes se arranchaba una cartera, se arrancaban aretes y cadenas. Ahora se mata por llevarse un celular o un par de zapatos.  Se ha perdido toda perspectiva y la inseguridad creciendo y creciendo. 
Es por todo esto que todos quienes tienen que ver en esta anómala situación deben actuar de manera positiva pronta, firme y decisiva.  No es cuestión de consultas populares ni de nuevas leyes.  Aplíquese las vigentes, pero hágaselo con seriedad y sin tinterilladas.  Conviértase en verdaderos centros de rehabilitación a las cárceles, convertidas hoy en centros de corrupción.  Y lo principal de principal, mejórese la educación general en escuelas,  colegios y comunidades, sin necesidad de traer proselitistas extranjeros.  Ciérrese las fronteras a la delincuencia y abráselas al ingreso de capitales de inversión que generen nuevas y más fuentes de trabajo.  La fuerza pública tiene que actuar por igual en todas partes, para evitar que los delincuentes se refugien.  Y así,  toda medida y acción con el mismo fin.   <

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: