Actualizado hace: 20 minutos
Ampliación
Familia asesinada habría sido víctima de una venganza

Una familia fue asesinada la madrugada de hoy dentro del carro en el que se movilizaba. El crimen ocurrió en el kilómetro 26 de la vía a Quevedo, al ingreso de la parroquia Luz de América a las 2h00 aproximadamente.

Viernes 31 Diciembre 2010 | 13:53

Víctor Muñoz (padre), Narcisa Cabrera (madre) y los menores Alison y Víctor (hijos) de tres años y ocho meses de edad, son los fallecidos. Muñoz era policía de tránsito y prestaba sus servicios en Quito.
Lo que los familiares de los hoy occisos indicaron es que las cuatro personas junto a dos mujeres más (cuñada y empleada) salieron de Quito, donde residían desde hace ocho meses, con destino a Quevedo a pasar las fiestas de fin de año. Ellos viajaban en un  Hyundai Tucson blanco.
Al parecer cuando la familia salió de Quito empezó a ser perseguida por los asesinos que se movilizaban en un Vitara plomo.  Al parecer ahí viajaban entre cinco y seis personas, según indicaron los policías que la madrugada de ayer hacían el levantamiento de los cadáveres.
Justo al llegar al ingreso de la parroquia Luz de América hay un muro rompevelocidades y Muñoz, quien conducía, bajó la velocidad del Tucson y fue ahí que los asesinos aprovecharon para empezarles a disparar. Según los casquillos encontrados en el lugar los criminales utilizaron una subametralladora para cometer el hecho. Muñoz perdió el control del carro y fue a dar a un costado de la vía. El vehículo Tucson tiene más de 17 impactos de bala.
En el lugar de los hechos falleció la pareja de esposos y sus dos hijos, mientras que las heridas, Gladys (33 cuñada de Muñoz) y Amalia (14 empleada) resultaron heridas y fueron trasladadas hasta el hospital Gustavo Domínguez por los policías. Ellas están fuera de peligro, indicaron los parientes.
Uno de los policías que estaba en el procedimiento indicó que los asesinos llamaron a la Central de Radio para despistar diciendo que había un accidente de tránsito en otra vía. Los uniformados que esa noche hacían vigilancia por el lugar se fueron a la supuesta emergencia y fue ahí que los criminales aprovecharon para cometer el delito. 
El aviso de lo ocurrido lo dieron unos uniformados que pasaron por el lugar y vieron el Tucson a un costado de la vía. Los gendarmes se percataron del Vitara hicieron un operativo pero no hubo resultados.
Los niños murieron de inmediato. Tenían disparos en la cabeza y otras partes del cuerpo. Mientras que sus papás fallecieron minutos más tarde. Los policías intentaron ayudarlos pero no lograron nada. 
 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala