Actualizado hace: 56 minutos
Rosa Dalia Cevallos rosadalia1092@hotmail.com
Endurecer la Ley de Tránsito

A poco de emitida la nueva Ley de Tránsito no faltó quien observara algo de temor en los choferes del país, más que la normal cautela que debe tener todo buen ciudadano, exista o no una ley dura. Fue una percepción equivocada, o los choferes vieron difícil su aplicación.

Viernes 31 Diciembre 2010 | 00:00

Desde entonces han sucedido accidentes que muestran poco o ningún cambio en la actitud de quienes manejan un vehículo,  que bien puede ser una máquina de muerte.  El último pesar fue el del bus en que perecieron 38 personas y dejó más de cuarenta heridos,  la mayoría de una misma población, que  troncó la esperada felicidad de estas fechas en llantos desesperados. El chofer casi dobló la capacidad del bus y le costó a él mismo la vida, marchándose  de una manera horrorosa.
Una pena así  no se borra jamás,  tampoco  se va a curar  fácilmente otro trauma para los ecuatorianos, todavía conmocionados  por el crimen del chofer que mató a  17 personas en la vía Perimetral  de Guayaquil  cuando en estado de embriaguez, o semi embriaguez - para el caso da igual-  dormido arrasó con  los que estuvieron en tan desventurado momento a la orilla del camino.
En un caso así  no puede juzgarse como atenuante la falta de intención. Beber cuando se va a conducir puede ocasionar un mal llamado accidente, pues accidente es  lo que no se puede prever.   Después de esa tragedia,  el Presidente Correa culpó a quienes se opusieron a una ley  rigurosa, que ante la  irresponsabilidad mostrada en cada uno de estos sucesos se ha vuelto prioritaria.
Pasar una luz roja de hecho debe estar tipificado como “intento de homicidio” y quizás un poco más leve  el  arrollamiento  por no bajar la  velocidad al virar en las esquinas. Si al menos ahora se ha aplicado  una sanción ejemplar  como la impuesta a Reina del Camino, existe otra cooperativa  que también ha ocasionado decenas de muertes en total, así continúa como Pedro en el patio de su casa corriendo por las vías manabitas y hasta fuera de la provincia. En general  y en todo el país, sería más breve la lista de las empresas algo respetuosas que aquellas  que provocan pánico  no solamente a sus resignados usuarios, sino a quienes se encuentren  con ellas.
Frecuentemente surgen encomiables campañas para educar al peatón. En Manta se construyó un paso elevado pero algunos apurados siguen arriesgando la vida.  Aún así,  mayor culpabilidad existe en los conductores que cometen infracciones graves  frente a la misma Policía. Observe el paso cebra junto a la Eapam y verá que nadie por lo menos aminora la velocidad. Una cuadra más allá, en la calle 7,  el lunes 27 de diciembre vi un bus pasando el semáforo en rojo. Entonces, si el peatón para salvaguardar su vida cruza en media cuadra la culpa está en la falta de sanción para estos choferes asesinos.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala