Actualizado hace: 2 horas 43 minutos
Alfonso Delgado González
La quema del año

Hoy miércoles 29 se está a dos días para que finalice diciembre y con ello el 2010. Faltan dos días para que, siguiéndose con la tradición dejada por nuestros ancestros, se proceda a la quema del año, acto popular que se lleva a cabo a la media noche del día 31 y con el cual se manifiesta de manera preferente el rechazo a todo lo negativo desarrollado en el transcurso del año que termina.

Miércoles 29 Diciembre 2010 | 00:00


Esta quema del llamado “año viejo” concentra la atención de los distintos barrios de las urbes costeñas que es en donde más ha calado esta forma de despedir el año, con la esperanza que el que viene sea mejor.  Y como la esperanza es lo último que se pierde, año a año se repite la quema y el tiempo sigue su marcha y los problemas persisten y muchos de ellos son repetitivos.
En nuestro sector norteño, si bien es cierto que hace poco se abrió a la circulación esa magna obra como lo es el puente “Los Caras”, importante eslabón de la carretera conocida como la ruta del Spondylus, no es menos cierto que por acá se mantienen vigente distintos problemas que por años han ocasionado el malestar general.  Las carreteras de acceso en mal estado, otras desaparecidas y servicios básicos con deficiencias como agua potable, alcantarillado y electricidad, con toda seguridad serán motivos de la quema. 
Todos esperamos  que con la finalización del 2010 que ha sido un año malo en todo sentido se vayan con él todos esos problemas negativos que han impedido, por ejemplo, que se tenga agua potable de calidad y en cantidad, tal como lo requiere todo ser humano y no por goteo y extremadamente racionada como se le da a Bahía de Caráquez y peor aún a San Vicente, a sabienda que el agua es lo primordial para la subsistencia y el buen vivir.
Es de desear, entonces, que en la noche del 31 con la quema del monigote, se quemen rencores, odios y egoísmos, así como los agravios e irrespetos, la injusticia, las marginaciones, la corrupción, la diversidad de actos delictivos, los quemeimportismos, las ociosidades, el desempleo, las irresponsabilidades y todo lo negativo que impiden el avance de este país, que tanto requiere el aporte y unión de los ecuatorianos. Que se quemen las adversidades insustanciosas, los dimes y diretes y que el 2011 sea de verdad un año nuevo diferente.
Hasta tanto se desea a todos feliz año 2011 y que el nuevo año nos traiga a todos prosperidades, paz, comprensión y hermandad.  <

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala