Actualizado hace: 3 horas 22 minutos
Crecer feliz
Crecer feliz
Por: Libertad Regalado
lire2653@gmail.com

Jueves 23 Diciembre 2010 | 00:00

Conscientes de que no hay paz verdadera sin justicia social y no hay justicia sin seguridad social, el Padre Patricio Salazar, Párroco de la Iglesia La Merced, y la señora Gilma Quintero de Vallejo, hace 20 años en la ciudad de Manta decidieron emprender una labor de solidaridad con los niños de familias de escasos recursos económicos de los barrios marginales, creando guarderías populares, lugares donde estos niños encontrarían atención, comida, afecto y protección mientras sus madres trabajaban alejadas de los hogares, en busca de ingresos económicos para atender sus necesidades.

Siempre hay un ser humano visionario que da el primer paso y con el liderazgo capaz de contagiar a otros en ese sueño, es por eso que a esta labor se unirían más tarde: Lucía Fernández de Genna, Fabiola de Esquetini, Pilar Dávila, Jacqueline de Munizaga y Annabella de Perotti.
Desde junio de 1990, en que se creó la primera guardería San Ignacio de Loyola, en la parroquia Eloy Alfaro, han venido trabajando de manera silenciosa y gracias a esta gestión, hoy constituidas como Fundación Crecer Feliz cuentan con cuatro centros más: Niño Jesús, Santa Margarita, San José, San Patricio, construidos gracias al apoyo de personas de buen corazón, de las empresas privadas, instituciones del estado INFA, MIES, ORI y la ayuda de Caritas Internacional; y, desde luego, los únicos beneficiados han sido las familias y  los niños que acuden a las guarderías populares de  las parroquias Manta, Los Esteros, Eloy Alfaro. Son un total de 500 niños que diariamente reciben calidad y calidez de parte del personal que trabaja en estos centros y de las damas voluntarias.
El jueves 16 de diciembre, en el hotel Oro Verde, en una noche conmemorativa, quienes dirigen esta organización de manera pública reconocieron la generosidad y solidaridad de un grupo de empresas y personas que durante estas dos décadas han venido contribuyendo de manera desinteresada a esta noble misión y resaltaron el trabajo de las directoras: Ritha Menéndez, Miriam Macías, Maricela de Zevallos, Karina Álvarez y Silvia Menéndez; así como también, el trabajo de 20 años de un transitar silencioso, a veces con serios problemas, pero siempre con la satisfacción que da el servir a los demás de las damas voluntarias a través de su presidenta Lucía de Genna. Ojalá el renacer de Jesús en esta Navidad deje sembrado en cada uno de nosotros el deseo de servir a los más necesitados. Maravilloso sería hacer nuestras las palabras de Madre Teresa de Calcuta “La verdadera felicidad está en amar hasta el dolor y dar hasta que te duela y cuando duela dar más todavía”.

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: