Actualizado hace: 2 horas 51 minutos
Manta
Las cantinas fueron desplazadas por los karaokes

Las cantinas ya no pueblan la ciudad. Y no es que se beba menos, sino que con el nuevo siglo llegó para quedarse la competencia, el karaoke donde el cliente es la estrella.

Lunes 20 Diciembre 2010 | 20:37


Las cantinas no están en peligro de extinción, tienen larga vida. No son tantas, pero están allí y para comprobarlo hay que darse una vuelta por los alrededores de La Bahía, los mercados de Tarqui y Central. Vivirán mientras sus dueños tengan como asiduos visitantes a cargadores, albañiles, pescadores, profesores, comerciantes, tinterillos, desempleados, borrachos tapiñados y gente con el “alma cortada”, como dice el poeta.
 desde los 15. Antonio Realpe va por los 52 y bebe desde los 15 años. Se considera un alcohólico y no cree en los centros de recuperación para cambiar su vida. Ni le gusta ni le molesta lo que es, simplemente se deja llevar. El bar al que acude lo denomina su oficina donde después de ganarse el dinero del día llega a beber. Cuando hay plata toma cerveza y aguardiente cuando el bolsillo está marchito.
Un día puede tomar solo y en otras ocasiones acompañado. El licor y el dinero hay que consumirlo lentamente porque sin lo segundo no hay primero.
Para Luis Chávez, quien administró por 20 años uno de estos lugares calificados “de mala muerte”, las cantinas tienen el olor de la pobreza. Los clientes visten con ropa de los puestos de Tarqui, llevan callos en las manos y se peinan con brillantina.
En las cantinas encuentran a hombres que beben por rencor, como aquel que llegó más temprano de costumbre del trabajo y halló en su cama a la mujer con el vecino. Y aunque han pasado cinco años de aquello, parece que fue ayer.
Luis conoció a muchos hasta que se cansó de limpiar los vómitos de los borrachos. De lidiar para que no peleen. De escuchar sus penas, pero también sus bromas fuertes, sus llantos de niños extraviados. Se cansó que el negocio no fuera rentable y ahora tiene un taxi y de vez en cuando es cliente de las cantinas donde Carmencita Lara, Los embajadores Criollos y Lucho Barrios tienen su público y no hay cabida para Daddy Yankee.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala