Actualizado hace: 2 horas 38 minutos
Pedro Vincent Bowen pedrovincent@yahoo.com
RECORDERIS AL ALCALDE DE MANTA

Empiezo felicitando a los moradores de los barrios Cinco de Junio y 15 de Septiembre (en Manta). Al fin, luego de décadas de espera… se cumplirá sus justas aspiraciones de contar con el servicio de alcantarillado.

Domingo 19 Diciembre 2010 | 00:00


Desde que cientos de familias se asentaron en esos sectores, pasaron incontables administraciones municipales. Incluso, algunos concejales salieron de allí… sin haber cumplido con un elemental sentido de gratitud para los vecinos que les dieron el voto.
Según nota publicada en El Diario, mucha gente utiliza huecos en la tierra para sus urgencias biológicas, y otras van directamente al río.
Se ha emprendido una campaña para “socializar” la obra con el fin de convencer a los beneficiarios de que las “molestias de hoy son el bienestar de mañana”, eslogan que también se emplea en Portoviejo… sin lograr sus objetivos. ¿A quién le gusta que le rompan la calle frente a su casa, dejando los materiales y las zanjas abiertas durante meses?
Hasta aquí, la parte positiva de la noticia. Hablemos ahora de la discriminación que para este tipo de necesidades insatisfechas existe en otros sectores de Manta. Concretamente en los barrios Umiña’s, Barbasquillo, etc. Son zonas residenciales, con hoteles y restaurantes de primera y atractivas playas.
Pero (el infaltable), todas esas maravillas existentes gracias a la inversión privada y a la bondad de la naturaleza, se quedan opacadas por la falta del más elemental servicio sanitario, como lo es el alcantarillado.
¿Queréis saber vosotros, cómo tienen que hacer los habitantes de los susodichos barrios para deshacerse de las aguas servidas? Respondo: Unos, se han visto obligados a construir pozos sépticos, con un alto costo para “limpiarlos” utilizando los carros sifoneros de la Empresa de Agua Potable a un costo de 80 dólares la hora. Mientras que otros, han conectado (clandestinamente la mayoría) cañerías al antitécnico y antihigiénico sistema instalado en Playa Murciélago que permanece rebosado constantemente y amenazado por los oleajes.
No es mi intención desacreditar el atractivo de estas playas. Ni asustar a los bañistas propios y visitantes. Lo único que pretendo es recordarle al alcalde, Jaime Estrada, que esta parte de Manta también existe y demanda que se la tome en cuenta en los proyectos municipales. Calcúlese cuánta plata pagamos los moradores de estos sectores por concepto de impuestos prediales, con cuyos valores bien puede construirse el alcantarillado y acabar con la actual contaminación.
Trece años de inoperancia y de odios de la administración pasada, tiene que comenzar a redimirse sin más tardanza. <

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala