Actualizado hace: 30 minutos
Jacinto García Delgado
El bolsillo y la salud

“Cuando comprendan el mal que hacen y le hacen al bolsillo y a la salud podrán dejar de beber”. Pensamiento que alguien lo dijo en algún lugar del territorio de Canuto. Las borracheras cuestan un precio elevado. Los bebedores al beber en exceso los lleva al olvido hasta convertirse en bebedores empedernidos; es decir, los que incurren en tales abusos un mínimo de cuatro veces al mes.

Lunes 04 Diciembre 2006 | 17:48

Cuando satisfacen ese extraño gusto, en muchas ocasiones ven cosas extrañas, y hablan palabras perversas. Más, entre el mismo grupo o cuando llegan al hogar, arman un bochornoso alboroto, que pone en peligro la vida de la esposa, hijos, familiares y amigos. La persona que consume continuamente alcohol en el vehículo, en la oficina, en el taller o en cualquier lugar se convierte en dependiente de la bebida: es decir, vive para beber. Entre las dolorosas consecuencias suele estar la salud en riesgo: Sus blancos favoritos son el sistema nervioso, el hígado, los riñones, el corazón. Aunque haya a quienes le parezca un juego, los excesos con el alcohol son peligrosísimos. Privan el cerebro del oxígeno y pueden causar la interrupción de algunas funciones vitales. Entre otros efectos produce náuseas, vómitos, dolores de cabeza, desmayos, respiración lenta e irregular, hemorragias cerebrales que los lleva a andar en sillas de ruedas o la muerte. El consumo excesivo también causa envejecimiento prematuro de la piel. No será fácil cambiar de amigos y diversiones, pero tienes que alejarte del alcohol y amistades que te lleven a él. Reflexionando: “Algo que tienes que tomar en cuenta es tu decisión, de no dejarte arrastrar por la corriente del licor, que implica todo tipo de bebidas alcohólicas”: Lo que abre una esperanza mejor de vida.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala