Miércoles 22 Octubre 2014 | ACTUALIZADO HACE: 32 minutos
DESTACADAS
MANABÍ. Hay pánico en dieciocho comunidades de cuatro cantones

Temor por "secuestro y asesinato de niños"

Miércoles 03 Noviembre 2010 | 00:00

El miedo y la preocupación invade a la gente de 18 comunidades de Bolívar, Olmedo, Santa Ana y Pichincha. La versión de que hombres están raptanto niños para luego sacarles sus órganos, se ha generalizado en el campo y causa pánico.



Algunos ciudadanos aseguran que varios infantes han sido asesinados de manera escalofriante.
Manifiestan que "les han sacado sus órganos y dentro de la barriga dejan una nota" que dice: "para que entierres a tu hijo y te quedes callada". Junto al papel, indican, hay dinero.
Un equipo de El Diario recorrió las comunidades en busca de una explicación. No se pudo encontrar a los familiares de las víctimas, pero sí a muchos que aseguran haber escapado, y a cientos de temerosos que conocen esas historias.
En el sitio el 90, de la vía Pichincha-Portoviejo, una habitante, a quien llamaremos Roxana, dijo que tres hombres vestidos de militares y policías junto a una mujer con uniforme de doctora llegaron al sitio para "chequear" a los niños.
"Afortunadamente la gente se dio cuenta que esos hombres eran sospechosos, y avisamos a la Policía y se fueron, aunque los gendarmes nunca llegaron", dijo Roxana.

 los niños se esconden. En cada comunidad a la que llegaba El Diario (Las Flores, San José, Piedra Fina, El Tigrillo, Domingo, entre otros) las personas se escondían y corrían atemorizadas.
Una mujer, de unos 30 años, tomó a su hijo de la mano y manifestó: "no le hagan daño a mi hijo, no se lo lleven por el amor de Dios".
"Somos de El Diario, señora, no se preocupe", le contestó el periodista. Ella no se confió e ingresó a su vivienda.
En una pequeña tienda del sitio Piedra Fina, de Pichincha, metros más adelante del suceso anterior, una mujer, quien no quiso identificarse, coincidió con el testimonio de Roxana.
"Aquí estuvieron hace dos semanas tres hombres vestidos de policía y una mujer uniformada de médico, en un carro doble cabina, color concho de vino, y se tomaron dos cervezas. Después de 15 minutos se fueron", aseveró.
En este sitio los habitantes aseguraron que ya han tenido conversaciones con la Policía, pues, según ellos, en el sitio Chicompe, de Santa Ana, dos menores fueron asesinados cruelmente.
El Diario llegó al sitio y  a la vivienda en la que supuestamente viven los familiares de las víctimas, pero no se encontró a nadie.
En todo el recorrido el panorama fue similar: los caminos polvorientos y estrechos, las montañas verdosas y cielo azul. La poca gente que vive por el sector cerrando sus puertas al paso del carro.
El momento que hizo derramar lágrimas a los periodistas se dio al encontrar a niños jugando descalzos. Habían puesto cuatro piedras en un terreno, dos de cada lado, simulando que eran los arcos de una cancha. Al ver el carro gritaron desesperados: "Ahí vienen los ladrones... corran", y se fueron.
Toda la población está asustada. Después de recorrer 180 kilómetros un joven de 15 años de edad aseguró que escapó de las manos de los secuestradores. ¿Cómo lo hizo?, léalo en la edición de mañana.<