Actualizado hace: 41 minutos
Héctor y George
Héctor y George
Por: Alfonso Delgado
adelgado@hotmail.com

Miércoles 07 Julio 2010 | 00:00

Cuando un amigo se va no hay duda que se siente un vacío en lo más profundo del corazón. Y cuando son dos los amigos que se van, no es que se sienten dos vacíos, sino que el mismo es mayor. Se profundiza el sentimiento de pesar y la mente humana actualiza con más velocidad las imágenes del pasado.

Esto es lo que sucedió la semana anterior, cuando con una diferencia de menos de 11 horas fallecieron en Bahía de Caráquez dos ciudadanos, distinguidos y valiosos, cada cual en su accionar en que les tocó participar. Nos referimos al Dr. Héctor Uscocovich Balda y al Señor George Gutiérrez Moreira. Todo comenzó con el amanecer del jueves 1 de julio, cuando, luego de una prolongada enfermedad fuimos impactados con la infausta noticia del fallecimiento de Héctor. Y no nos reponíamos del golpe sentimental, cuando pocas horas después le tocó el turno a George, también aquejado por una larga enfermedad.
La sociedad manabita, en general, ha perdido la contribución de dos personas que mucho hicieron dando de sí por un mejor Ecuador. Ambos fueron educadores y, como tales, forjadores de ese mejor Ecuador, porque todo lo que se haga por la juventud es positivo y provechoso. Y Héctor y George se distinguieron por ser  insignes maestros. Ambos supieron ser conductores de esa juventud que requiere de comprensión, de amor, de dedicación, para luego pasar ellos a ser partícipes y  practicantes de esas enseñanzas.
Con Héctor nos conocíamos y manteníamos una estrecha amistad desde que fuimos infantes, llegándose a robustecer con los lazos de una familiaridad política.
Compartíamos los mismos ideales de entrega a la comunidad, por una sociedad justa y con un objetivo común: el bienestar de todos por un mejor país.
Con George tuvimos, igualmente, estrecha amistad a pesar de la diferencia de edad. Así mismo, esa amistad se robusteció con la afinidad de la familiaridad  política. Desde mi primera juventud lo conocí  como un excelente deportista destacado en el fútbol y en el básquet. Fui uno de sus miles de admiradores. Después lo traté y fuimos compañeros en la actividad de servicio del Rotary Club.
George fue dirigente de varias instituciones y organismos públicos y privados. Destacó como profesor y rector del colegio nacional "Eloy Alfaro", habiéndole tocado presidir los actos conmemorativos del centenario de fundación.
Los nombres de Héctor Uscocovich Balda y de George Gutiérrez Moreira quedarán por siempre en la mente y en el recuerdo de los manabitas, principalmente en Bahía de Caráquez. El nombre de Héctor está gravado en el campus de la extensión  de la Universidad Laica Eloy Alfaro que lleva su nombre, por haber sido su impulsador y su primer Decano. El de George debería quedar grabado en el coliseo cerrado del colegio Eloy Alfaro, que debe llevar el nombre de uno de los mejores basquetbolistas que ha habido por acá. Como ciudadano y ex alfarino lo sugerimos así.
Paz en las tumbas recién abiertas de estos insignes amigos y ciudadanos que acaban de fallecer.

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: