Actualizado hace: 5 horas 26 minutos
SANTA ANA
Fue una matanza de película

Es una historia escalofriante que sólo, se podría decir, pasa en las películas, pero se hizo realidad en el sitio Los Pericos del cantón Santa Ana.

Domingo 04 Julio 2010 | 00:00


Eran las 15h30 del viernes pasado cuando empezó una pesadilla imborrable para la familia Góngora Delgado, luego de que unas ocho personas encapuchadas y vestidas de militares mataron a tres integrantes de esta familia con certeros balazos en la cabeza, y dejaron heridos a los hermanos Manuel (48) y Enrique (50) Góngora Delgado, quienes actualmente se recuperan en el hospital Verdi Cevallos Balda de Portoviejo y narraron con detalles lo sucedido para El Diario.
Enrique es padre de dos de los fallecidos, Cirilo, de 24 años, y Nixon, de 17; y además suegro del tercer abatido, Pedro Ramón Macías Alcívar.

Relato
Comentan los heridos que los falsos militares primero visitaron la casa de su hermano Milton, con la versión de que era un control de armas. A este lo esposaron, y con insultos lo llevaron hasta la vivienda de Manuel. De allí, a ambos hermanos los trasladaron a casa de Enrique, quien bajó confiado de que eran militares, pero luego de recibir insultos y agresiones esa idea cambió, pues se dieron cuenta que sus vidas corrían peligro.
Fue así como los matones  los obligaron a ponerse boca abajo; e hicieron lo mismo con los ahora occisos, con la mujer, una hija y cuatro nietos de Enrique.
“Allí empezó todo, no sabíamos qué querían, pero nuestros corazones latían a mil, hasta que uno de los encapuchados se acercó a mi yerno y le preguntó que dónde estaban las vacas de César Mendoza, y él les respondió que no sabía. Intentó alzar la mirada, pero el matón se la bajó con un golpe que le dio con el pie, y fue entonces que le apuntó en la cabeza y disparó, haciendo lo mismo con mis dos hijos, en presencia de toda mi familia”, comenta Enrique.
“Luego preguntó por mi otro hijo y le dije que no sabía dónde estaba, pero realmente este se salvó porque estaba sacando una yuca, y cuando escuchó el problema huyó. Fue así como finalmente me impactaron una bala en la pierna, que de paso afectó a mi hermano Manuel”, recuerda.
Así pues, los encapuchados se retiraron matando a una chiva de dos balazos, y no contentos con eso fueron a la casa de su madre, a la que prendieron fuego.

Sin denuncia
Los hermanos heridos indicaron que no pondrán la denuncia , ya que prefieren que sea Dios quien se encargue de hacer justicia. Además aseguraron que los abatidos eran buenos muchachos y no tenían nada que ver en el tal robo de ganado.

 

Población conmocionada

Luego de la matanza que se dio en el sitio Los Pericos, la gente del lugar está aterrorizada.
Pues según comenta uno de los habitantes, quien prefiere reservar su  nombre, hay mucha intranquilidad, ya que nunca antes había pasado algo similar.
"Hay quienes prefieren salir de la comunidad porque no quieren terminar abatidos. Pero, en todo caso, esperamos que las autoridades puedan esclarecer esto para que podamos estar tranquilos", dijo la fuente anónima.

Sepelio
También confirmó que los fallecidos ya fueron sepultados y recordó tristes momentos, como en el que los familiares tuvieron que hasta pedir a propios y extraños dinero para comprarles la caja, debido a que eran personas sencillas.
En los últimos cuatro días suman a ocho los acribillados en Manabí.
 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala