Actualizado hace: 28 minutos
PORTOVIEJO
Triste noche en la ciudad

Toma su lápiz de labios y empieza a pintarse. El rímel y la base tampoco pueden faltar. Una minifalda negra y una blusa del mismo color acompañan su belleza y la farra está por empezar.

Domingo 04 Julio 2010 | 00:00



María Moreira tiene 19 años de edad y vive en Los Tamarindos. Llegó a la avenida del Periodista a la medianoche con varios amigos, con la intención de bailar en una discoteca, pues después de una semana difícil de trabajo quería relajarse.
Cuando apenas empezaba la diversión y su cuerpo bailaba a son del reguetón, un grupo de policías llegó al lugar, pues el reloj ya marcaba las 02h00 y el local tenía que cerrar.
Como buena ciudadana salió sin decir ni una sola palabra, pero en su rostro se notaba decepción y frustración. Al final decidieron irse a la casa de uno de sus amigos, y antes de llegar querían comprar una botella de whisky, pero no encontraron una licorería abierta.
Ella volvió a su casa tranquila y con las ganas de seguir divirtiéndose, aunque no aseguró si volvería a salir un viernes de noche. En su cara se notaba, las ansias de que las autoridades cambien las leyes.
Después de las 02h00 la ciudad se torna aburrida, triste, y hasta da la sensación de que la noche está más oscura.
Los taxistas están estacionados en un solo lugar. Dicen que no les resulta estar dando vueltas porque gastan más gasolina. Ni las fiestas en los salones de eventos pueden extenderse más de la hora establecida. Mañana más del tema en un fotorreportaje.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala