Actualizado hace: 35 minutos
Portoviejo
María José atrae más gente

María José es una adolescente que asegura tiene un don que Dios le dio para sanar a los enfermos. La iglesia Católica aún no se pronuncia al respecto.

Lunes 28 Junio 2010 | 21:02

Y es que son cientos de personas que a diario llegan hasta la casa de la joven de 17 años de edad, ubicada en las calles San Rafael y Manuel Molina de la parroquia San Pablo, para ser sanados.
María José manifestó que todo comenzó un día domingo, cuando asistió a una iglesia evangélica."El domingo fui a la iglesia, pero el lunes recibí la oración de fe (recibir a Cristo en el corazón) y desde ese momento mi vida no es la misma", aseguró.
"Fresita", como la conocen sus amigos y familiares, cuenta que ese día le pidió al pastor que le hiciera la oración de fe. Contó que en ese momento se desmayó y entró en un sueño profundo.
Asegura que Dios entró en su vida
"Vi una luz que estaba lejos de mí y empecé a pedir con todas mis fuerzas que el Espíritu Santo llegara a mi vida, entonces esa luz se comenzó a acercar cada vez más", explicó.
María José narró que aquella luz, cuando estuvo cerca de ella, se hizo humo, el mismo que ella iba inhalando poco a poco. "De repente ingresé a un paraíso, donde una cascada enorme era la principal atracción.Podía sentir la cascada, las flores, todo ese paisaje era hermoso, y por primera vez sentí la presencia de Dios", comentó.
Según "Fresita", en los primeros días no se podía adaptar al espíritu de Dios, es por esa razón que ella caminaba hacia atrás.
Desde ese momento, son centenares de personas que a diario acuden hasta la casa de María José, con el sueño de ser sanadas.
Al momento de orar, ella pone sus manos sobre la persona. Cuando termina la oración, hace un movimiento con sus manos, como que si estuviese limpiando algo, sale de su casa y lo bota. María José dice que lo que lleva en sus manos son las malas energías y los malos espíritus.
"Quiero decirle a las personas que aquí no se cobra ni un solo centavo por ser sanadas, y dejar en claro que yo no soy la persona que cura, la gloria es de mi Dios, porque él es el que sana", exclamó.

Iglesia evangélica: "no se trata de algo maligno"

Sin duda, la historia de María José es el pan de cada día en los habitantes de Portoviejo, muchos aseguran que se trata de la cosa mala y que la joven está endemoniada. Para el presidente de la Unidad de Pastores y Líderes Evangélicos (UPLE), Jorge Lopera Campos, está descartado de que lo que sucede con María José se trate de "la cosa mala".
Lopera asegura que la chica no está endemoniada y que más bien cree que Dios sí le ha dado el don de sanidad. Lopera alega que cuando una persona está endemoniada no puede ni siquiera pronunciar el nombre de Dios. "Ella (María José) sólo habla cosas de Dios y de la Biblia, entonces no puede tener algún espíritu maligno", puntualizó. Dijo que la adolescente acudió un domingo a su iglesia con las ganas de recibir a Cristo en su corazón, por lo que asegura puede tener el apoyo de la iglesia evangélica.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala