Actualizado hace: 51 minutos
Mundial Sudáfrica 2010
Alemania venció 4-1 a Inglaterra en partido de escándalo

Goles de Miroslav Klose y Lukas Podolski y doblete de Thomas Müller dan a los alemanes la clasificación a cuartos de final en un compromiso marcado por la polémica. Matthew Upson descontó. Una anotación de Frank Lampard que hubiese significado un 2-2 provisional no fue validada por el árbitro Jorge Larrionda y reabre el debate del uso de la tecnología

Domingo 27 Junio 2010 | 11:00

Alemanes e ingleses jugaron el partido más emotivo de Sudáfrica 2010, pero la falla arbitral es un punto oscuro.

Klose, a los 20 minutos del compromiso, le ganó la batalla a Upson tras un largo saque del portero Manuel Neuer e inauguró el marcador con su gol número 12 de por vida en la Copa del Mundo, acercándose más al récord histórico de Ronaldo. Iguala a Pelé y solo es superado por el "Fenómeno" Ronaldo (15), Gerd Müller (14) y Just Fontaine (13).

Podolski, a los 32, amplió la ventaja para los teutones al final de una gran jugada colectiva en la que se combinaron Mesut Özil, Klose y Müller, quien dio el centro definitivo para que rematara a la red.

Los ingleses despertaron en busca de la reacción. Lampard avisó con un remate a pase de Milner que salvó Neuer y, a los 37, Upson se reivindicó por el error cometido en la diana de Klose al reducir diferencias con un cabezazo.

La polémica explotó un minuto después. Un tiro de Lampard rebotó en el poste y entró, pero el árbitro uruguayo Jorge Larrionda y sus asistentes no lo dieron por válido, al considerar que no había traspasado la línea de gol. Craso error, pues lo hizo por mucho. Como una maldición, la acción recordó el escándalo de la final de Inglaterra 66.

En esa oportunidad, fue al revés. Una pelota que nunca entró, disparada por Geoff Hurst, sí resultó validada, significó el 3-2 en la prórroga, y encaminó el triunfo inglés de 4-2 para la conquista de la única Copa del Mundo en sus vitrinas.

Inglaterra, tratando de olvidar el golpe arbitral, se lanzó al ataque en la segunda mitad y, a los 5-1, Lampard sacó un derechazo que hizo temblar el travesaño.

Con los ingleses arriba, los alemanes aprovecharon su especialidad, el juego directo, con rápidos contragolpes, dos de los cuales terminaron sentenciando el encuentro a su favor.

Bastian Schweinsteiger, a los 67, dirigió un contraataque de manera magistral para que la "Mannschaft" pusiera el 3-1 a través de Müller.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala