Actualizado hace: 46 minutos
Una verdad… incompleta (II)
Una verdad… incompleta (II)
Por: Pedro Vincent Bowen
pedrovincent@yahoo.com

Domingo 27 Junio 2010 | 00:00

Antes de continuar con esta autopsia ética a la “Comisión de la Verdad” encargada de “investigar” los casos de violación de los DD.HH. en Banana Republick durante los últimos 25 años, debo satisfacer la curiosidad de un lector acerca de mis prejuicios mencionados en el capítulo anterior. Confieso dos:


1)     Que en una corrida de toros, la bestia es el torero.
2)     Que mi psiquiatra está más loco que yo.
Retomo el tema. Me quedé en Pedro Restrepo, a quien en su momento le participé mi solidaridad por la desaparición de sus hijos en manos policiales. Sin embargo, no deja de extrañarme que él haya formado parte de esta comisión que ciertos suspicaces han calificado de “operación vendetta”. Primero, porque el Estado lo indemnizó con un melón de cholo-dólares que los utilizó en su segunda luna de miel (en Europa) con su cuñada Martha Cecilia Arizmendi y en la desintoxicación de su hija Fernanda, internada en la clínica más pelucona de Bogotá. Y, segundo, por su evidente conflicto de interés paternal en el caso, lo que de ninguna manera garantiza una completa objetividad e imparcialidad al momento de poner su firma en el informe. ¡Yo que fuera! (Ecuadorenvivo junio 17 del 2010).
Mons. Luis Alberto Luna Tobar. Innegable su bien ganada autoridad moral. Ha dedicado los mejores años de su vida a luchar por los derechos de los más pobres. Pero (el infaltable), lamentablemente su participación en la “Comisión de la Verdad” huele a “prevaricato” (criterio anticipado). ¿Sabíais que este ilustre prelado es el autor del prólogo del libro “El Testigo” escrito por Hugo España, uno de los pesquisas confesos del “Caso Restrepo”? (La Hora 17 de diciembre del 2009).
De Julio César Trujillo sólo puedo decir que cada vez que alguien necesita su firma para cualquier cosa, ahí está: ¡siempre listo! (como boy scout) el inefable Dr. Trujillo. Carlos Julio Arosemena tenía una frase lapidaria que viene al pelo: “Un trago y una firma no se le niega a nadie”.
El informe fue entregado por la Comisión a S.M. Rafico I con bombos  y platillos en el Palacio de Cristal del Itchimbía. Nunca imaginaron los comisionados de la “verdad… incompleta” la reacción presidencial: “¡Se han basado en informaciones de la prensa sensacionalista, en mentiras forjadas!” ¿Se refería, acaso, al caso Dayuma? ¿A los secuestros de Nahím Isaías y de Enrique Echeverría? ¿Al asesinato del industrial José Antonio Briz? ¿Al “taurazo” donde masacraron a cuatro escoltas de León Febres Cordero mientras el “zambo colorado” le pisaba el pescuezo ante las cámaras? Pocas frases, pero suficientes para sembrar dudas sobre el informe que él mismo impulsó. Elsie Monge debe haber sentido que se le corría el piso al escuchar decir esto al Presidente Correa. (Simón Pachano El Universo junio 14 del 2010). (Continuará)

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: