Actualizado hace: 3 horas 10 minutos
Vientos de protestas
Vientos de protestas
Por: José Cedeño Párraga

Jueves 24 Junio 2010 | 00:00

Hace 3 años y medio, el gobierno del Ecuador asumió todos los poderes del Estado, como consecuencia a la manifiesta voluntad de cambios en los sectores sociales que intervienen en la vida republicana del país, ilusionados por las visibles angustias de necesidades básicas en las áreas de poblaciones marginadas de la salud, educación, obras sanitarias, viales, entre otras, y de la participación justa en la distribución de los recursos económicos del Estado, responsabilidad que debió afrontar el gobierno nacional de tan grandes dimensiones y consecuencias.

Lamentablemente los gobiernos seccionales, obedientes  a las órdenes de la majestad del gobierno nacional,  específicamente me refiero a la provincia de Manabí, y la desaparición de las agrupaciones políticas que tienen que reinscribir sus nuevos registros mediante recolección de firmas en el Tribunal Electoral,  hace que nos encontremos huérfanos de líderes honestos, que sepan representar el descontento generalizado en las poblaciones urbanas y rurales de nuestra provincia por el abandono en las rutas de comunicación vial, y vías de acceso a los sectores rurales de los cantones manabitas.
Este será el detonante de protestas y cierre de vías en los próximos días,  por el abandono de  la  carreteras Mejía-Cruz Verde-Crucita, Rodeo-Rocafuerte, Pimpiguasí-Chone, la falta de transparencia en  las contrataciones viales incumplidas por el Consejo Provincial de Manabí, lo que hace necesario rescatar y reponer el retraso de la parálisis en la política de Estado por la falta de planificación y priorización de las obras más indispensables que el país requiere. Al no existir fiscalización y control alguno en el gasto público se ha permitido el despilfarro y colapso económico en las arcas fiscales, lo que se refleja en la grave situación económica por la que atraviesa el pueblo ecuatoriano.
Frente al fracaso administrativo de las principales autoridades seccionales y provincial, sería oportuno insistir nuevamente en la propuesta de la autonomía manabita, como estado federal asociado al territorio ecuatoriano, comenzando mediante convocatoria a elecciones para elegir a las nuevas autoridades municipales y provincial; con  líderes jóvenes, liberados de las dinastías familiares que entre ellos, una vez electos, administran las obras de infraestructura física en nuestra provincia como hacienda propia, como ha ocurrido durante las últimas tres décadas.
De esta manera tendríamos nuevas autoridades con lo cual nos iremos independizando de los poderes centralistas, donde no se toma en cuenta la capacidad profesional de las nuevas generaciones sino las recomendaciones familiares y de compromisos políticos, manteniendo en puestos técnicos y administrativos a personajes estelares que la ciudadanía manabita los tiene plenamente identificados como la vacas sagradas, intocables en sus cargos; y consultores mañosos que perjudican las contrataciones públicas, como el PPMCH.

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: