Actualizado hace: 2 horas 11 minutos
Alfonso Delgado González
Inviértase en el Ciudadano

El tema de la delincuencia es algo que está alarmando cada vez más al país. Es preocupante la situación ante la inseguridad ciudadana en todas las regiones y provincias. Una más, otros menos. Pero, en todas partes ha aumentado. Los datos estadísticos así lo demuestran.

Miércoles 23 Junio 2010 | 00:00

Y no es cuestión de apreciación, como llegó a afirmar un Ministro de Gobierno. La realidad está a vista y conocimiento de todos..Los informes policiales y de instituciones especializadas en este tipo de reportes así lo vienen confirmando. Como lo hemos dicho en comentarios anteriores, ya no hay tranquilidad, peor seguridad, ni en calles, ni en establecimientos educacionales, ni en el propio hogar, ni en iglesias, pero aun en carreteras. En ninguna parte está libre una persona del asalto, del secuestro, del sicariato. Y lo peor del caso es que se trata de la misma gente, de las mismas bandas, comprobando al detenerse alguno de ellos, que el récord delictivo es repetitivo y en muchas oportunidades reciente, por tratarse de gente que a los pocos días de obtener su libertad, vuelve a las mismas fechorías.
¿Y qué se ha hecho para corregir esta grave situación a la que está avocado el Ecuador?. Algunas medidas buenas, otros paños tibios, otras negligencias, otras de indiferencia como la de aquel ministro que ahora es asambleísta.
Está bien que se aumente la dotación policial y que se mejore su capacidad. No está bien que se les mantenga la misma baja remuneración, haciéndolos presa fácil del cohecho, del encubrimiento, y de la coparticipación.
Está bien que se regule el expendio de bebidas alcohólicas. No está bien que se quiera desviar la atención echándole la culpa a ese líquido que por siempre se lo ha ingerido, cuando es conocido por todos que ningún delincuente actúa en estado etílico. Todos los hacen en plenitud de us cabales. Todos están conscientes de lo que hacen y por qué lo hacen.
Lo cierto es, que es mucho lo que se debe hacer para tratar de frenar esta anómala situación por la que se viene atravesando y nada de paños tibios. Se debe ir al fondo del asunto. Reformar las leyes penales. Depurar el régimen judicial y policial.
Mejorar la educación en todos los aspectos de niños y jóvenes para la formación generacional con moral, ética y buenas costumbres, llegándose así a padres y vecinos, con mejores valores involucrados también en ese cambio. Elimínese todo ese gasto superfluo, relumbrante e innecesario dedicándoselo a mejorar las condiciones de trabajo y de vida, para que la gente ocupe su tiempo y su mente en algo positivo y provechoso. Inviértase en el ciudadano. Déjese de lado las posiciones personalistas, las odiosidades y llévese al país a la concordía, a la unión, al trabajo mancomunado y a la aplicación de medidas que lleven a tener mejores ciudadanos con menos delincuencia y por consiguiente,un mejor Ecuador.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala