Actualizado hace: 2 horas 32 minutos
Johannesburgo
Volvieron a brillar

La noche en que Kaká y Luis Fabiano despertaron, la selección brasileña cerró las maletas para los octavos de final del Mundial y no necesitó mucho para confirmar el billete: golear sin apuros 3-1 a Costa de Marfil en un partido que por momentos pareció jugarse en cámara lenta.

Lunes 21 Junio 2010 | 00:00



La clasificación anticipada, a falta del partido con Portugal que cerrará su campaña en el Grupo G tuvo, sin embargo, un elevado coste, pues Elano, salió lesionado con un mal pronóstico, y Kaká, que mostró algo de su pirotecnia, resultó expulsado.
Con un metrallazo a los 25 minutos y otro tanto a los 50 para la polémica, el ariete brasileño terminó con una mala racha de seis partidos sin remecer la red. El otro tanto fue de Elano a pase de Kaká, a los 62 minutos.
Didier Drogba descontó a los 79 minutos por los marfileños.
"Llegó el gol, sudando, trabajando. No quería venir", comentó Luis Fabiano. "Ahora sale uno y salen varios".
"Hubo una mano involuntaria, mano santa, mano de Dios", reconoció Luis Fabiano sobre el segundo tanto. Señaló que es el gol más bonito de su carrera.

Dunga
protesta
"Nosotros a los que nos gusta el fútbol siempre pedimos un espectáculo bonito, pero las personas que tienen que controlar el espectáculo tienen que saber lo que es el fútbol", comentó el técnico brasileño Dunga.
"Es difícil jugar un fútbol bonito cuando el árbitro deja pasar las cosas que pasaron hoy (ayer)", declaró el estratega, refiriéndose al arbitraje del francés Stephane Lanno.
Una estadística resume claramente la efectividad del plantel de Dunga: cinco remates al arco y tres goles. Nada de andarse con cuentos.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala