DESTACADAS
EDUCACIÓN

Capacitar, es el fuerte de Oscus

Lunes 22 Marzo 2010 | 00:00

El 21 de diciembre la Fundación Oscus (Obra Social Cultural Sopeña), en Manta cumplirá 57 años de servicio en esta ciudad, pero a nivel mundial tiene más de 100.



Durante todo este tiempo se calcula que Oscus ha capacitado a más de 30 mil personas en distintas ramas artesanales en Manta, e incluso ha dado la oportunidad a que mucha gente aprenda a leer y escribir.
Sin embargo, para Piedad Barcia, directora de esta fundación, Oscus no es sólo una institución que desarrolla actividades de capacitación sin ningún fin de lucro, sino también que esta en varias parte del mundo con una labor social.
Para ella, lo importante, más allá de los talleres de belleza, electricidad, carpintería, costura, guitarra, mecánica, que se desarrollan los fines de semana, es el colegio Dolores Sopeña que funciona en sus instalaciones, el cual les pertenece.
Añadió que tiene el aval del Ministerio de Educación, y está dirigido para las personas que trabajan y que quieren superarse. 
Las clases son de miércoles a domingo. La directora aclaró que Oscu no recibe ninguna ayuda gubernamental, por lo que lamentablemente se cobran las matrículas del colegio y los cursos; también se ha conformado un grupo de apoyo, liderado por Diana de Bustos para recaudar fondos económicos.
Los cursos cuestan desde 20 dólares.
Bustos mencionó que la casa matriz de Oscu está en España, y en Ecuador están en Quito, Riobamba, Ambato y Guayaquil.
Indicó que dentro de sus proyecto está el ampliar los cursos con nuevas actividades.


+ NOTICIAS

Ofrecen servicios de entrega de maletas

AVIANCA | 03:00 El pasajero de vuelo internacional que sale desde Manta puede asegurar sus maletas hasta su destino final en el extranjero.

Tres productos dejaron su huella

COMERCIO | 03:00 Francisco Bermeo, de 87 años, aún conserva la piladora que le generó ganancias en las exportaciones de café.

Mantenses son los primeros jueces de paz

Mediación | 04:00 Rosa Arteaga Quijije del barrio La Sirena, y Cristian Pico Pinargote del barrio San Agustín, fueron elegidos como los primeros jueces de paz de Manabí.