Actualizado hace: 3 horas 21 minutos
Tema del Día
Ramoncito quiere quemarse con sus populares cachos

Cuando los viajeros pasan por el lugar y ven los monigotes no pueden evitar que se les dibuje una sonrisa y hacer un comentario. La imagen es inequívoca: Los integrantes del club de los cachudos lo hicieron otra vez.

Domingo 27 Diciembre 2009 | 18:33

Efectivamente, el ya archifamoso club de los Cachudos en San Eloy (Rocafuerte) inició sus fiestas de fin de año. Para ello elaboran 20 monigotes cada uno con los infaltables cachos, símbolo de la traición.
El presidente vitalicio de tan singular institución, Ramoncito Mendoza, indicó  que prefiere reírse de su desgracia (dijo que fue traicionado por su esposa hace ocho años), por ello pidió que le fabriquen un monigote que lo simbolice. Para lograr la mayor fidelidad entre personaje y monigote, los amigos de Ramoncito buscaron al artista indicado; luego de recorrer y consultar lo encontraron en la población de Cañitas (Charapotó), allí un dibujante asumió el reto y construyó la máscara de Ramoncito, pero la dificultad estuvo en hacer unos cachos grandes y puntiagudos, como exigieron los clientes, que con el peso no se desprendan antes del 31 de diciembre.
Ramoncito Mendoza señaló que este año ha decidido quemarse para ver si le cambia la suerte. Como siempre, lo pensó por él, pero de inmediato otros traicionados que se enteraron  también se convencieron de que el fuego quemará sus penas, la mala suerte o el desamor  y pidieron que les fabriquen un monigote con grandes cachos incluidos. Ramoncito señaló que sólo hay cupo para 20 cachudos y ya empezaron a fabricarlos junto con varios voluntarios de los tantos que hay en el club.
Geovani Ávila “Guariche”, uno de los activos participantes, señaló que ellos se encargan de hacer el cuerpo, pero las máscaras o caretas las hace el maestro de Cañitas, quien intenta hacerlo lo más parecido al personaje real. Señaló que todo eso demanda gastos, por lo que muchas personas entre ciudadanos, oficiales y conductores de buses que pasan por el lugar, además de pegar un pitazo, dejan ayuda para comprar materiales que consisten en clavos, cartón pintura y el infaltable combustible de los traicionados, el aguardiente puro de Junín. Joselo Alcívar Bucheli, secretario del club, dijo que hasta ahora hay algunos muñecos elaborados. En lo que resta de la semana aspiran completarlos todos. El muñeco de Ramoncito tendrá un elemento adicional y único: un cofre mortuorio.
El día de la entrevista Ramoncito recibió una insistente llamada de un personaje del cantón Cayambe (provincia de Pichincha), quien le pidió que viaje hasta allá para que le ayude a crear una nueva sucursal del club de los Cachudos (ya hay una en Bahía de Caráquez). También le informó que hace días le contrató una misa para que
siga gozando de buena salud.
Bucheli dijo que los muñecos estarán allí y se quemarán durante los dos bailes que el 31 de diciembre se realizarán en San Eloy, una comunidad donde se despide el año y se recibe el nuevo con buena rumba. Si no se hace así las esposas y las novias se molestan, y nadie quiere correr ese riesgo, peor conociendo el infame ejemplo de Ramoncito.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala