Miércoles 01 Abril 2015 | ACTUALIZADO HACE: 1 hora 5 minutos
Machala

Menores mueren asfixiados en cajuela del carro de su padre

Miércoles 11 Noviembre 2009 | 10:44

Dos menores murieron asfixiados en la cajuela del vehículo de su padre, Darwin Figueroa, en Machala, provincia de El Oro.

Al parecer, los pequeños, de cinco y ocho años de edad, se habían puesto a jugar en la mañana y en un descuido se les cerró la puerta de la cajuela.

“Nadie vio nada, ni se fijó en lo que hacían los niños. Estaban jugando en la mañana y de repente no se los volvió a ver en la tarde”, expresó la abuela de los menores, Mercedes Moreira.

Los familiares de los niños comenzaron a buscarlos al darse cuenta de su ausencia pero sin resultados, detalló Diario El Universo.

A pesar de ello, en horas de la tarde, Figueroa acudió a su trabajo, un negocio propio, ubicado en la zona rosa de esa ciudad.

A las 17h00, se dio cuenta que los pequeños estaba en la parte posterior del carro al escuchar un ruido.

Explicó que cuando retornaba a su casa a gran velocidad y frenó en un semáforo escuchó un golpe por lo que abrió la cajuela.

Fue en ese momento que halló los cuerpos sin vida de los menores, quienes fueron trasladados de inmediato a una clínica, en donde los médicos solo confirmaron su fallecimiento. 


+ NOTICIAS

Sepultan a policía que fue hallado muerto de un tiro

El Carmen | 04:00 Dixon Figueroa Vera (24), quien prestaba servicios policiales en Durán y fue hallado muerto con un tiro en el departamento que arrendaba en Guayaquil, fue sepultado el lunes en el sitio El Porvenir de El Carmen.

A prisión por robo de 90.000 dólares

CHONE | 04:00 Dos de los implicados en un asalto suscitado en pleno centro de Chone fueron sentenciados a 7 años de prisión; pero los 90.000 dólares de los que supuestamente se apoderaron no han aparecido.

Dos detenidos por un asalto

Portoviejo | 04:00 El rastreo de un teléfono celular que había sido robado llevó a los policías hasta los ladrones.

Acusado de crimen se entrega a la Policía

JIPIJAPA | 03:00 Edwin E. (24) se entregó voluntariamente luego de ser declarado culpable de un asesinato al que se lo sentenció a 16 años de prisión, informó el teniente de policía Carlos Solano Coloma.