Actualizado hace: 15 minutos
Elí Montesdeoca Vélez
Una deuda de la judicatura

Hace once años cuando la Corte de Justicia decidió reestructurarse y llamó a concurso para jueces, los abogados de Bolívar, unidos y solidarios, conforme con la actuación de su Juez Décimo Tercero de lo Civil de Manabí con sede en Calceta, abogada María Victoria Zambrano, se abstuvieron de concursar brindándole libertad para continuar en su acertada labor.

Miércoles 16 Septiembre 2009 | 20:01

Sin embargo, luego del concurso llegó nombrado para desempeñarse como Juez el abogado Lauro Becker Argandoña Molina, quien luego de estos once años falleció en funciones el 23 de Agosto del 2009, quedando el juzgado acéfalo por inexistencia de juez suplente, vacío que lo está cubriendo la Juez Vigésimo de lo Civil de Manabí con sede en Tosagua. Paz en la tumba de mi amigo Lauro, esta es la Historia. Pero la deuda del Consejo de la Judicatura con el pueblo de Bolívar, la provincia y la justicia, persiste; y consiste en no haber aún reparado la injusticia en contra de la acrisolada trayectoria de quien hoy, luego de haber sido reconocida su valía, desempeña el cargo de Juez Quinto de lo Civil de Manabí obligada por la Ley a vivir en Manta, sin retornarla a su lugar natal, a ser símbolo de garantía de justicia por su imparcialidad y honestidad en su pueblo. Deben estar volando en círculo las aves para intentar regresar al oprobioso pasado del cacique que ponía jueces; que no ha terminado de extinguirse, pero la corriente de vigilancia ciudadana debe estar atenta para hacer que la judicatura honre su deuda con la probada honradez y el correcto impartir justicia de la abogada María Victoria Zambrano Solórzano, ubicándola en el lugar que merece como Juez Décimo Tercero de lo Civil de Manabí.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala