Actualizado hace: 4 horas 59 minutos
Tenis
La invitada que llegó a lo alto
Clijsters junto a la pequeña Jada

La belga Kim Clijsters, que carente de alicientes abandonó el tenis para buscar el sentido de la vida en un entorno familiar, distante de las urgencias y de la presión, decidió desviarse del sosiego y volver a la competición, orientada por un impensable impulso, meteórico, que ha sobrepasado cualquier expectativa.

Martes 15 Septiembre 2009 | 18:30

A sus veintitrés años, con 34 títulos profesionales y respetada en el circuito profesional como parte de las alturas del ranking, la raqueta de Bilzen hizo público el anuncio de su retirada el 6 de mayo del 2007, harta del desgaste físico y del permanente esfuerzo por resurgir. En el inicio del 2009 los rumores sobre su retorno fue comentario habitual en el tenis femenino. En marzo fue oficial. Medio año después, ha vuelto a acomodarse en la gloria. Clijsters es la primera tenista que sin ser cabeza de serie logra el título del Abierto de Estados Unidos en la Era Open, la segunda, incluida el torneo masculino junto el estadounidense Andre Agassi en 1994. Tras probar en los torneos de Cincinnati y Toronto, con victorias meritorias ante las rusas Svetlana Kuznetsova y Victoria Azarenka, Clijsters afrontó como invitada su participación en el Abierto de Estados Unidos. Junto a la hija Veintinueve años después de que la australiana Evonne Goolagong desviara provisionalmente la atención de su hija Kelly, de tres años, para conquistar Wimbledon, el último de los siete grandes que lustró su carrera, Kim Clijsters compartió su felicidad con su hija Jada, de año y medio, sobre el cemento del Arthur Ashe Stadium. "Me ha ayudado mucho el hecho de que estuviera la niña aquí. Ahora quiero volver a casa y recuperar la rutina de una familia normal", dijo.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala