Domingo 31 Agosto 2014 | ACTUALIZADO HACE: 28 minutos
Fernando Naranjo-Villacís

En el día del padre

Domingo 21 Junio 2009 | 23:48

La celebración del día del padre, nos lleva hoy a una reflexión muy particular. Lo más cómodo hubiese sido escribir unos hermosos párrafos inspirativos, pero la triste realidad de nuestros días nos mueve a meditar un poco más allá del regocijo propio de este tradicional festejo.

Qué día feliz puede ser para unos niños que perdieron a su querido padre en un asalto donde fue salvajemente asesinado; o víctima de un robo, secuestro, pérdida de su empleo, etc. O, como ocurrió hace pocos días, un padre que toda su vida dio muestras de ejemplar actitud, hoy sufre la angustia por el dramático desenlace acaecido en su hogar; y cómo superar ese inmenso dolor que lo desconsuela. Ante lo expuesto, nos queda razonar muy detenidamente, en la importancia de potenciar los afectos y darle la prioridad que merecen nuestros seres queridos a muchos de los cuales tenemos abandonados o postergados por las prisas, los compromisos, las distancias. Hoy que la comunicación familiar está prácticamente anulada, pues casi nadie conversa, todos están secuestrados por la tele, el celular o las computadoras, vivimos atrapados por una tecnología agobiante, dejando de lado la alegría que produce la plática amorosa y saludable con la familia. El amor que conduce al respeto de nuestros mayores es lo que dará el sentido trascendente a nuestras vidas, porque el trato que seamos capaces de ofrecer ahora, será el que recibiremos en nuestra senectud. Recordemos que nuestro padre nos ayudó a dar los primeros pasos y esa lección perdurará por siempre, porque así como él con dedicación y amor nos ayudó con esos primeros pasos, será con esa misma actitud amorosa que lo acompañaremos en sus últimos pasos. Al padre mío no lo tengo físicamente, pero perduran las enseñanzas de don Héctor, su ejemplo, su responsabilidad, su grata personalidad, son esos recuerdos que me inspiran a celebrarlo siempre. Aprovechemos la ocasión para motivarnos a integrarnos más en familia, porque sólo el amor familiar nos dará la fortaleza para superar las contrariedades y vivir a plenitud.

+ NOTICIAS

La Manga del Cura es manabita

Enrique Delgado Coppiano | 04:00 Esto nadie lo puede refutar con documentos válidos, y lo que fue un problema jurisdiccional entre Pichincha y Manabí por la cantonización de El Carmen y Santo Domingo, luego de largas jornadas de ejercicio del manabitismo por la ciudadanía y autoridades de nuestra provincia, con instantes muy críticos para Manabí, como la tragedia del 4 de diciembre de 1966, en que 33 vidas jóvenes de hermanos manabitas se truncaron ante un represivo accionar no justificado de la fuerza pública enlutando a muchos hogares nuestros.

¿Eres feliz..?

Fernando Naranjo-Villacís | 04:00 ¡Nacemos para ser felices! Mantener este precepto, a lo largo de nuestro transitar por este valle de aventuras terrenales, constituye el sentido de vivir. La vida nos marca un camino. La gran tarea será: aprender a cultivar nuestra mente. Dar los pasos acertados para no agotar nuestro entusiasmo. Estimular aquellos ideales que nos serán gratos en el transcurrir de los años.

La Manga del Cura es Manabita

Enrique Delgado Coppiano | 04:00

¿Eres feliz..?

Fernando Naranjo Villacís | 04:00 ¡Nacemos para ser felices! Mantener este precepto, a lo largo de nuestro transitar por este valle de aventuras terrenales, constituye el sentido de vivir.

Normar la vida de los pueblos

Libertad Regalado E. | 04:00 Cambiar las estructuras culturales, sociales, administrativas; construir pueblos sobre las cenizas de otros y en lugares desconocidos, debió ser una tarea titánica. Por encargo de los Reyes Católicos en 1501 se inicia en Hispanoamérica la construcción planificada de las ciudades, Santo Domingo sería la primera en levantarse con trazo de “damero”.

Los permisos del Cuerpo de Bomberos

Editorial El Diario | 04:00 Mediante acuerdo ministerial firmado por la principal de la cartera de Salud, Carina Vance, se dispone que el certificado de revisión del Cuerpo de Bomberos no sea requisito obligatorio para que ciertos establecimientos comerciales puedan obtener el permiso de salud y sigan o inicien su funcionamiento.

82 por ciento

Arturo Ceballos Delgado | 04:00 Como lo dijo el presidentes en su última sabatina es el 82% que por concepto de carga de importación y exportación manejan Guayaquil y sus puertos fluviales, es un monopolio que debe ser prohibido por ley, ya que afecta los intereses portuarios de otros y al País entero

Lloremos juntos, don Solón. .

Mauro Molina | 04:00 ¿Por qué no? Perseguimos una buena causa. Y nos descargamos mutuamente de las perfidias, no femeninas, sino del vivir. Ud. llora con sabor a río perdido y yo requebrando por un aeropuerto, perdido en lontananza para jamás (por lo menos hasta que el socialismo del siglo XXI deje el poder) regresar. En su artículo El río Portoviejo Llora, Solón Pinoargote Sánchez expresa “Es una pena, transitar por el cauce del río Portoviejo. . .” En él, muestra su desesperación de ver el lecho de un río que durante los años 50 fue un caudal constante. Que en los inviernos desbordábase inclemente. Llegaba a las pistas del venerable Recreo como “daña baile” de aquellos que como yo y miles de portovejenses movían el esqueleto a los sones de Blacio Jr, de la San Luis Blue de Manta. Y de los Jokers. De ese río que traía balsas con productos agrícolas y a las riberas del San José eran ofrecidas al paisano que llegaba a comprarlos. Ah, días aquellos cuando sus aguas recibían el beso casto de los sauces llorones.

¿Qué pasa…?

J. Maldonado F. | 04:00 Así como los niños preguntan qué es, para qué, cómo y por qué, los adultos de la época actual nos peguntamos “qué pasa…” Y mientras más investigamos y más respuestas surgen, tenemos nuevos qué pasa, porque seguimos sin entender las variables donde sólo había constantes, y con cada vez mayores variaciones.