Actualizado hace: 16 minutos
Buque peruano que encalló en Galápagos no produjo daño

Las autoridades marítimas ecuatorianas informaron hoy de que el buque escuela peruano Mollendo no causó daño ambiental en las costas de Galápagos, donde encalló el sábado con 300 personas a bordo y unos 200 tanques de combustible búnker. Washington Tamayo, capitán de Puerto Ayora, capital de la isla Santa Cruz, confirmó a Efe que las maniobras necesarias para remolcar el buque no causaron daño ecológico, pese a que la embarcación transportaba combustible no permitido por las autoridades del archipiélago.

Lunes 25 Mayo 2009 | 17:29

De acuerdo con Tamayo, el sábado en la tarde el buque no pudo fondear en el lugar donde tenía previsto hacerlo por un fallo en la maquinaria y se tuvo que trasladar hacia adelante. Esa maniobra dejó a la embarcación en una posición en la que el oleaje golpeaba su parte posterior. Según Tamayo, el Parque Nacional Galápagos (PNG) constató con buzos y cámaras que el casco ni las hélices ni las palas presentaban daño, por lo que se decidió remolcar la embarcación hasta el puerto con ayuda de otras tres naves. "Se hizo de una manera segura y no hubo peligro ninguno de vertido de aguas ni de combustible", explicó Tamayo, quien precisó que la embarcación peruana viajaba con búnker, un tipo de combustible más pesado que el diesel, mezcla de gasóleo y residuos de crudo, que no está permitido para trasladarse por las Galápagos. "No se tenía conocimiento de que viajara con ese tipo de combustible", sostuvo al detallar que "el organismo militar peruano nunca comunicó (que el buque llevara) ese tipo de combustible" y por eso se le otorgó el permiso. La nave, de 153 metros de largo, llevaba unos 200 tanques de combustible búnker, de acuerdo con la información difundida por la cadena Ecuavisa. En ese sentido, Jaime Ayala, director nacional de Espacios Náuticos de la Armada de Ecuador, declaró a la cadena que el buque "no tenía la respectiva autorización para haber entrado con búnker". "Tanto los peritos como el jurado de capitanes serán los que determinen cuáles fueron las causas del accidente y cuáles las sanciones, en caso de que sean necesarias", añadió Ayala. Desde que en 2001 el buque Jessica provocó un derrame tras encallar en la bahía Naufragios, frente a la isla San Cristóbal, con 900.000 litros de carburante a bordo, las autoridades marítimas del archipiélago restringieron el uso del combustible búnker debido a la amenaza que supone para el ecosistema. El archipiélago de Galápagos está altamente protegido, ya que es un reducto impresionante de biodiversidad marina y terrestre, riqueza que inspiró al científico británico Charles Darwin en el dictado de su teoría sobre la evolución y selección natural de las especies. Las islas se encuentran a unos 1.000 kilómetros al oeste de las costas continentales ecuatorianas y deben su nombre a la especie de tortugas gigantes que las habitan.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala