Actualizado hace: 20 minutos
MONTAJE
El Desafío (La gran confesión de Nixon a Frost)

La verdad no cambia, a veces se olvida, pero no cambia. Otras veces, la verdad se oculta, se tapa o simplemente se traspapela para proteger a los inocentes.

Domingo 17 Mayo 2009 | 16:48

También, obvio, ha pasado, pasa y seguirá pasando, que la verdad se queda en el fondo de un cajón para no perjudicar a los poderosos, a los que se han construido en base a las mentiras. “El desafío” es la historia de un grupo de personas que fueron en busca de la verdad, de una verdad que cambiaría para siempre la forma de decir la verdad. Richard Nixon (1913-1994), republicano recalcitrante, conservador extremista, imperialista bélico y capitalista consumado, renunció a la presidencia de Estados Unidos el 8 de agosto de 1974. Es, hasta la fecha, el único presidente en la historia norteamericana que ha renunciado al cargo. Nixon salió de la Casa Blanca cuando se comprobó su participación en el famoso caso “Watergate”, es decir, cuando se supo que conocía perfectamente los actos de espionaje que se perpetraron en la sede del partido demócrata en Washington. Tras su salida de la oficina presidencial, Richard Nixon se convirtió en un ícono del mal y, también, en un fenómeno mediático. Escribió sus memorias que se vendieron como pan caliente y empezó a cobrar pequeñas fortunas a quienes pretendían entrevistarlo. Uno de esos fue el británico David Frost, quien lejos de ser un periodista “serio” especializado en política internacional, era un tipo carismático, inteligente, gracioso y medio galán, un playboy mucho más ligado al entretenimiento televisivo que a la investigación de crisis de Estado. Frost, sin embargo, sabía que Nixon era un gran personaje y que tal vez, solo tal vez, ante él bajaría la guardia por considerarlo inofensivo. No se equivocó. Aunque se la jugó entera y casi lo pierde literalmente todo por financiar una serie de entrevistas al ex presidente, Frost logró lo que ninguna corte pudo: la gran confesión de Nixon. "El desafío" es la versión cinematográfica de una obra de teatro homónima que hizo época en Broadway. Fue llevada al cine por el director Ron Howard (niño mimado de Hollywood), alguien en quien no suelo confiar pero que, lo reconozco emocionado, esta vez ha hecho una gran película, sólida, entretenida, rigurosa. En algo, en mucho, ayudó que el guionista fuera Peter Morgan, quien escribió el texto original para las tablas. Finalmente, “El desafío” también importó del teatro a los dos protagonistas, Frank Langella (Nixon) y Michael Sheen (Frost), que juntos tienen el poder de un ejército entero.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala