Actualizado hace: 2 horas 1 minuto
TÉCNICA
La precisión del túnel sorprende

La elaboración del túnel de aproximadamente 120 metros de largo por donde los delincuentes llegaron al Banco Pichincha para perpetrar el robo, sigue generando una oleada de comentarios y dudas, especialmente por el sistema técnico que utilizaron.

Miércoles 13 Mayo 2009 | 22:15

Ayer periodistas de este Diario se dirigieron al lugar de los hechos con técnicos (ingenieros civiles) para tratar de encontrar una respuesta al sistema que emplearon los delincuentes para hacer la perforación. Edgar Menéndez, ex presidente del Colegio de Ingenieros Civils de Manabí, y Javier López, coincidieron en que el trabajo realizado por los antisociales es estrictamente profesional. La gran duda Pero más allá de lo señalado, dijeron, la gran interrogante nace en la precisión que dichos delincuentes tuvieron para hacer que la perforación llegara exactamente a la bóveda donde están las cajas fuertes del Banco Pichincha. Para hacer perforaciones horizontales bajo tierra existen algunos métodos (topos, barrenos, entre otros) sin embargo las condiciones en las que trabajaron lleva a pensar que la mayoría de los métodos tradicionales no fueron utilizados ahí, porque la bodega en la que laboraron es muy pequeña, así como el orificio de entrada y el diámetro del túnel. Los técnicos señalaron que los antisociales pudieron haber fabricado un barreno manual, y calculando el tiempo en que llegaron a lugar (hace unos 5 meses) lograron su objetivo. Entonces vuelve a saltar la duda: como mantuvieron la precisión, si bajo tierra, a tres metros de profundidad, los GPS no funcionan porque éstos son satelitales, y si al inicio de la perforación se desvían un grado, el túnel jamás iba a dar exactamente a la bóveda. "Porque bajo tierra se trabajo como ciego", expresaron. Lo que si está un poco claro, mencionó Hugo Palma, maestro hidráulico, es que éstos utilizaron bombas (al parecer sumergibles, pues no hacen tanto ruido) de achique o de fango, con la que convertían la tierra en lodo, lanzándola al río mediante tubos, a unos 200 metros de distancia. Es así que habrían sacado un estimado de 11 volquetadas. Tan audaz fue el robo que los pillos pudieron morir aplastados o por asfixia, aunque para ello utilizaron tablas colocadas como bases, máquinas de ventilación e iluminación; equipos puestos en uso con una línea de 220 voltios. ¿Cuál fue el monto robado? Ayer el jefe de la policía en Manabí indicó de la poca colaboración que tienen del Banco Pichincha para revelar el monto de la pérdida, sin embargo este Diario contactó con un colaborador de dicha entidad bancaria quien informó que los delincuentes se llevaron una suma aproximada a los 200 mil dólares. Aquello porque no abrieron la bóveda donde estaban las cajas fuertes que normalmente tienen, en este tipo de fechas, unos dos millones de dólares. Dijo que el dinero que se sustrajeron es el que había quedado del fin de semana y que justamente no es ingresado a las cajas. Aunque entendidos en el tema señalan que por estrategia, los bancos siempre tienden a minimizar los montos sustraídos en robos o asaltos. En Portoviejo se han perpetrado varios robos a entidades bancarias e instituciones públicas, como el Monte de Piedad, donde los antisociales tras hacer un hueco en la pared se sustrajeron joyas y dinero.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala