Actualizado hace: 20 minutos
Alfonso Delgado González
Incertidumbre

Han transcurrido 17 días desde las elecciones generales del 26 de abril y a más de los datos oficiales de Presidente y Vicepresidente de la República y unos cuantos más de asambleístas y gobiernos seccionales, el país sigue en incertidumbre con relación a la información definitiva. Más bien, cada día parecería complicarse la situación, ya que en uno u otro lado aparecen novedades, las que no hacen otra cosa que ensombrecer la pureza del sufragio y crear dudas sobre su real resultado.

Miércoles 13 Mayo 2009 | 21:58

Son unos los datos obtenidos en el lugar de origen, es decir, las juntas electorales instaladas ese domingo 26 y son otros los procesados finalmente, lo que ha provocado la reacción de los que se creen perjudicados. Las dudas sobre la pureza del sufragio van en aumento, a tal punto que se ha llegado a pedir la anulación total de esas elecciones y la convocatoria a unas nuevas, con un marco diferente al de las pasadas, para que así, los elegidos sean fieles representantes de la voluntad popular. El país ansía que todo se aclare, que no queden dudas sobre ese demorado y repetitivo procesamiento de datos, para que así desaparezca la incertidumbre y reine la tranquilidad ahora más que nunca cuando más se necesita de la paz y la unión ciudadana para hacer frente a la difícil situación por la que vive el Ecuador y el mundo en general. Por otro lado tenemos que también hay incertidumbre entre los afiliados y jubilados del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), cuando de manera forzada se quiere introducir reformas al sistema, lo que, según se afirma por parte de quienes manifiestan ser los dueños de los fondos de esa prestigiosa institución, daría origen a un mal uso de esos dineros, pudiéndose llegar al descalabro del IESS. Se reclama también por la excesiva injerencia del Ejecutivo en la dirección de la entidad, perdiéndose la autonomía, así como por la negativa propuesta en contra del ahorro familiar, al tratarse de eliminar parte de los fondos de reserva. Mientras todo esto sucede, lo cierto es que los dispensarios carecen de medicinas por estar desabastecidas las boticas, principalmente de productos básicos y los hospitales no dan la oportuna y suficiente atención a quienes lo requieren, cuando es sabido que las enfermedades no dan treguas de 15, 30 o 45 días, que son los plazos que se dan en las fechas asignadas a afiliados y jubilados. Si el IESS tiene dinero para comprar bonos del Estado, ¿por qué primero no invierte en la adquisición oportuna y suficiente de medicinas y en mejorar la atención hospitalaria? Póngase fin a tanta incertidumbre que a nada bueno conduce.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala