Actualizado hace: 32 minutos
CRISIS
Proyectos habitacionales parados por restricción en créditos de vivienda
PROYECTOS Las constructoras registran una poca afluencia de interesados en comprar casa debido a que las líneas de crédito para vivienda están restringidas. En la gráfica se observa una maqueta de uno de los tres proyectos de Jiménez Ospina

Los proyectos habitacionales están prácticamente parados, debido a las restricciones crediticias en el sistema financiero.

Domingo 10 Mayo 2009 | 20:20

Los desembolsos que hasta antes de febrero se realizaban en un lapso de 48 horas, actualmente se concretan al mes de haberse aprobado el crédito, en el caso de clientes que están dentro de la categoría AAA (la mejor calificación), según explica Laura García, ingeniera de la constructora Jiménez Ospina. La fuente señala que hasta febrero hubo un flujo normal de los créditos, lo que cambió considerablemente en marzo y abril, situación que es corroborada por el distribuidor de materiales de construcción, Rómolo Aliatis, quien es otro de los tantos ecuatorianos que siente los efectos de la crisis. Aliatis sostiene que la restricción de los créditos que se origina en el sistema financiero, se agrega la contracción de las ventas en negocios similares al suyo. "Debido a la crisis financiera, a la escasez de lluvias y las cosechas que se perdieron, muy pocas personas acometerán en construcción o remodelación de sus propiedades, a lo que se debe sumar que buena parte de la obra pública también está parada, y conlleva a una situación terrible para el sector de la construcción es afectado", manifestó. No obstante, de estos dos criterios, María Angélica Alvarado, asistente de crédito del Banco del Pichincha, sostiene que las operaciones están totalmente abiertas, pero manifestó que debido a la elevada demanda de préstamos en dicha institución, los clientes pudieron tener una pecepción equivocada. Según las cifras disponibles en la Superintendencia de Bancos, el banco del Pichincha entregó en febrero de este año 27'315.256 dólares en crédito para vivienda en Manabí, seguido del banco Internacional que colocó 6'547.041 dólares y del banco Pacífico que concedió 5'47.107 dólares. Percepción positiva Sin embargo, el empresario, Carlos Vásquez, tiene una percepción positiva de la crisis. Desde su punto de vista, el país todo el tiempo ha vivido en crisis, "lo que nos obliga a ser más creativos, porque antes los bancos financiaban un 70 por ciento del costo de un inmueble, ahora sólo financa un 50 por ciento, y esos significa que quienes queremos continuar en el negocio, tenemos que encontrar la fórmula para lograrlo. "Yo estoy ejecutando el proyecto de Medical Plaza, y quienes se interesan en el proyecto, obtienen el 50 por ciento del financiamiento a través de un crédito con una institución financiera mientras que el restante 50 por ciento lo manejan con crédito directo con nuestra oficina. "De alguna manera, para mi percecpción, es posible que un porcentaje de utilidades se pierda, pero a largo plazo y en volumen, significa que podemos seguir trabajando en esta actividad y generando plazas de trabajo en épocas difíciles", dijo Vásquez. feria para migrantes Mi casa en ecuador La rigurosidad del sistema financiero en Ecuador, ha provocado que este año participen únicamente 70 constructoras en la feria inmobiliaria "Mi casa en Ecuador" que por cuarta ocasión se realiza en Madrid. Este año son treinta empresas menos en ese evento, pero las que asisten a la feria, miran las oportunidades de negocio que conlleva el regreso de miles de nacionales a Ecuador, setenta empresas buscan cautivar a los migrantes ecuatorianos en España para que compren vivienda en su país de origen. Nely, una ecuatoriana que viajó a España hace 14 años y que ahora sufre las consecuencias del desempleo, esperaba expectante a que se abrieran las puertas de la Feria que reúne en Madrid a empresas inmobiliarias de Ecuador con la esperanza de poder comprar una casa y regresar. La crisis económica que atraviesa España ha despertado en muchos inmigrantes ecuatorianos el deseo de regresar a su país, aunque como Nely confiesan no tener el suficiente dinero. "No tengo dinero para comprar una vivienda, pero sí para vivir", aclara la ecuatoriana en el recinto ferial, quien confiesa que en los últimos meses la han despedido en dos de las tres casas donde trabajaba.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala