VER AQUÍ
Actualizado hace: 3 horas 23 minutos
Bernardo Avellán Vélez
Incertidumbre Electoral
Jueves 30 Abril 2009 | 22:48

Ahora la sospecha es de todos… la incertidumbre electoral de las elecciones del 26 de abril cunde en todo el territorio ecuatoriano, desde Flavio Alfaro y Jipijapa en Manabí, Balzar en Guayas, hasta Huaquillas en la lejana frontera ecuatoriana.

Aquí en Portoviejo, los últimos candidatos en las encuestas para la alcaldía resultan ganadores por obra y gracia de un manipulado exipol que a boca de urna ya daba como triunfador oficial a un candidato, lo que ha puesto a toda una población incrédula y con suspicacia. En jipijapa, un candidato a alcalde denuncia fraude, ya que sus votos manifestaba a la prensa se lo endosaban en beneficio de otro de la nueva partidocracia, ocasionando desmanes que desembocaron en destrucción de papeletas y recintos electorales. De igual manera en Huaquillas, donde el pueblo que se siente engañado por un posible fraude a favor del candidato de la nueva partidocracia; ha destruido recintos electorales, computadoras, motos policiales, etc. Lo mismo pasa en Quinindé-Esmeraldas, en cuanto a dos candidatos a alcaldes, que están empantados entre dos partidos políticos que se pretenden ganadores, que no se prevee lo que pueda ocurrir. Centrándose en Manabí, la población ve perpleja como al prefecto-candidato Mariano Zambrano, con una intención de voto de más del 60%, se le pretende hacer aparecer con un “empate técnico”, ante un contendor que nunca le llegó ni siquiera a la cintura en cuanto a simpatía popular. Es más, se rumora aun, de un triunfo del candidato de la nueva partidocracia. Lo que es preocupante para la Provincia, ya que puede desembocar en desmanes que tengamos que lamentar. Nadie entiende como un candidato a la alcaldía de Portoviejo, en el caso de Bruno Poggi Guillen, aparezca en cuarto lugar de preferencia electoral, lo que no sucedía en los sondeos de varias encuestadoras de Manabí y el país, que lo ubicaban en primer lugar……??? Podemos entender este fenómeno como una evidente intromisión en la voluntad del pueblo a favor de otros candidatos respaldados por una endiablada maquinaria electoral al servicio de la nueva partidocracia. Ahora, la incertidumbre es de todos, no podemos estar tranquilos, pues la voluntad del pueblo, que es la voluntad de Dios, se ha vilipendiado en diferentes lugares del país. Lo de Jipijapa y Flavio Alfaro en Manabí se ha repetido en más de una veintena de cantones y recintos electorales de la república. Cualquier cosa puede concebirse y entenderse en el aspecto político de una nación, pero burlarse de la voluntad de un pueblo es lo más vil, denigrante y maquiavélico que pueda concebirse para beneficio de un solo sistema.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Tendencias

Suscríbase al newsletters

Recibir noticias