Actualizado hace: 3 horas 40 minutos
Libertad Regalado E.
Evaluación y rendimiento de cuentas

El Ministerio de Educación en este año iniciará un proceso de evaluación obligatoria a los docentes de la educación pública, en sus fases interna y externa con sus propios objetivos de medición cualitativa y cuantitativa, respectivamente.

Jueves 30 Abril 2009 | 22:48

Qué importante este proceso para el mejoramiento de la calidad de la educación del país; lástima que demoraran tanto en tomar esta decisión que a lo único que propende es a conocer qué tanto saben: conocimientos específicos de la asignatura, conocimientos pedagógicos; qué tan hábil es en manejar las didácticas, la metodología, las herramientas (aunque a estas alturas diríamos que tan competente es, pues la experiencia, los años de actividad docente habrán transformado sus habilidades y destrezas en competencias). Sin olvidar la otra evaluación, esa que tiene que ver con su desempeño en el aula de clase, en el colegio o escuela y que se la realizará mediante cuestionarios vinculados con la percepción que sobre él tienen sus pares profesores, los directivos, alumnos y padres de familia. Todo cambio o reforma nos trastoca y muy normal es protestar, declararnos en rebeldía, no aceptar. El hecho es que somos parte de un proceso educativo, y que desde hace muchos años nos vienen diciendo que la educación en el país está en crisis, que el nivel de nuestros educandos es pésimo; y las evaluaciones que se han realizado en los últimos años lo corroboran. Lo lógico es hacer los correctivos pertinentes para superar este serio problema, que a mi modo de pensar es el origen de la mayoría de los males del país. En ningún momento se dice que los resultados de la evaluación es carta blanca en manos del ministro del ramo para suspender o cancelar profesores; es más, se habla de becas, pasantías, estímulos económicos, programas de capacitación gratuitos y acompañamientos ocasionales con un sistema de tutorías. Como maestros es nuestra obligación estar en un constante trabajo de investigación y capacitación individual; todo en el mundo cambia, la ciencia tiene otros adelantos, la tecnología se transforma, se realizan nuevos aportes a la historia, los pueblos se modifican. Un niño, niña, un adolescente hoy día no es lo mismo que el de hace tres décadas; por lo tanto los “libritos” de ayer no nos sirven ahora, mucha de esa información ha variado; es más, cada maestro debe ir creando su propia guía de trabajo, elaborar su libro de asignatura. Nada debemos temer si estamos conscientes que nuestro trabajo es de calidad, que los objetivos que persigue la educación son cumplidos aún a pesar de las dificultades económicas y de infraestructura de las escuelas y colegios donde cumplimos nuestra labor. Así que a la evaluación la debemos ver como algo muy normal y necesario, recuerden que los estándares de calidad así lo exigen.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala