Actualizado hace: 3 horas 30 minutos
Roberto del Pozo
Latinoamérica y sus descuidos

La Globalización es un término cumbre. Abraza una diversidad de temas, eso hace que su negociación sea interminable, ya que llevaría cientos de años en interconectar todos los temas que se derivan de esta palabra, eficazmente.

Lunes 27 Abril 2009 | 20:06

¿Podríamos llegar a conclusiones justas que beneficien a todas las entidades globales? Difícilmente. Hasta hoy existe una vaga teoría académica sobre la Globalización y sus entornos, por eso he escogido dos ramas que muy a menudo, inexplicablemente para mí, quedan ausentes de las mesas de negociación por negligencia de sabiduría o quizá “descuido”: la Globalización Digital y la Globalización Medica Genética. La primera es progreso y una oportunidad alcanzable, la alta tecnología y los avances globalizadores ciberespaciales se aplican a toda realidad. Ni el país más aislado del mundo podrá resistir las ventajas de la digitalización. Los grandes países que han llevado la delantera durante la historia, en la revolución textil, la revolución industrial, ahora llevan la delantera en la revolución digital. Esta arremetida tecnológica ha expandido la brecha entre ricos y pobres, pero en esta “Guerra de la Hightech” los países en vías de desarrollo pueden ser actores si la saben aplicar. Esta Globalización digital está ahí a la vista y alcance de gobiernos sabios con visiones futuristas. La digitalización de los países latinoamericanos, de acuerdo a la organización juvenil “Ímpetu Latino”, es una necesidad latente e urgente. Algunas cifras actuales: EE.UU. 305 millones de personas, cuenta con 222 millones de usuarios en el ciberespacio; Ecuador, con 13.5 millones de personas, cuenta con 1'300.000 usuarios; Paraguay, una población de casi 7 millones de personas, tan solo cuenta con 290.000 usuarios. Comparemos con los que siempre han sido líderes en la historia: Alemania, 82 millones de personas, sus usuarios alcanzan ya 53 millones; Gran Bretaña tiene 41 millones de usuarios en una población de casi 61 millones de personas. La segunda no brinda buenas noticias. Esta Globalización Medica Genética es una nueva colonización en la alta tecnología. La ingeniería genética, la modificación, manipulación de genes y organismos, si bien es cierto que usada correctamente es efectiva, hay muchos “laboratorios de la muerte” o científicos que diariamente alteran y experimentan con genes. Los peligros de estos laboratorios son infinitos, ya que al ser mal usados dan origen a nuevos organismos o bacterias que la humanidad jamás antes ha conocido, y enfrentarlos tomaría quizá décadas de estudio a expensas de vidas humanas. Algunas pueden causar daños severos como las vacas locas, el ántrax, las plantas invasoras, entre otros. Estos peligros ya se dieron a conocer en los diferentes países expertos en ingeniería genética como España y Rumania. En los Estados Unidos ya existe regulaciones severas que prohíben la alteración o experimentos no reportados.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala