Actualizado hace: 32 minutos
Isauro Sánchez Bravo
Demagogia política

En tiempo de elecciones aparecen desde embajadoras de belleza, pseudos periodistas fundamentalistas y los tradicionales buitres de la política, supuestos salvadores de la patria. Claro, estamos en un país libre y democrático, y quien crea tener la capacidad, la ética o los principios morales para ocupar el cargo que ostenta, bienvenido sea; lo que no se puede dejar pasar por alto es, la “demagogia política”, de ciertos candidatos que con tal de captar el voto popular simplifican sus ofrecimientos, más allá de lo tolerado, por quienes soñamos con un país que ofrezca mayores oportunidades y condiciones de vida en este nuevo Siglo XXI.

Sábado 25 Abril 2009 | 21:08

No soy correísta, ni pertenezco a ninguna tienda política, solo soy un ciudadano que está hastiado de ver como las arcas del Estado son saqueadas por estos veteranos de la política, beneficiando a su círculo o grupo, y a toda su familia, incluso, conocidos y a un sinnúmero de personas más, que de un momento a otro suelen aparecer con opulencias, disfrutando de grandes festines, con el dinero que es de todos los ecuatorianos. No me identifico con ningún político, pero puedo intuir cuando alguien tiene la capacidad, y quiere un cambio o tiene la buena voluntad de hacer algo por su país, en beneficio de los que menos tienen; como aquel labrador que profundiza su arado para conseguir una mejor cosecha. Puesto que hablar de política en la actualidad, para aquellos que soñamos con una reforma, un cambio, en tiempo de cambio, es una satisfacción; sobre todo cuando vemos aquellos funcionarios públicos y políticos, que eran co-gobiernistas, a los que estábamos acostumbrados a ver en sus tremendas naves y que ahora pasean en vehículos ordinarios, ya sea para ocultar apariencias o para evadir responsabilidades, es sinónimo de que algo está pasando.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala