Miércoles 17 Septiembre 2014 | ACTUALIZADO HACE: 30 minutos
Marcelo Farfán Intriago

Servidor público

Miércoles 18 Febrero 2009 | 17:17

En nuestro país se consideran como servidores públicos a quienes laboran para la administración pública y cuya función es la de brindar servicios públicos a todos los ecuatorianos.

El servicio público es una actividad amplia por sus características, organización y forma. Es un interés general que está por encima de cualquier otra circunstancia, en donde el Estado tiene la obligación de asegurar la prestación del mismo con eficiencia y eficacia. Traigo al debate este tema, por cuanto el Consejo Nacional Electoral ha determinado que aquellos dignatarios que aspiren una reelección podrán participar en la contienda electoral sin renunciar a sus cargos y gozando de licencia con sueldo. Nuestra Constitución actual define al servidor público en el artículo 229 de la siguiente manera: “Serán servidoras o servidores públicos todas las personas que en cualquier forma o a cualquier título trabajen, presten servicios o ejerzan un cargo, función o dignidad dentro del sector público”. De otro lado, la Constitución de 1998 diferenciaba la calidad de servidores, especificando en el artículo 121 cuando decía “Las normas para establecer la responsabilidad administrativa, civil y penal por el manejo y administración de fondos, bienes o recursos públicos, se aplicarán a los dignatarios, funcionarios y servidores de los organismos e instituciones del Estado”. Por esta razón queda absolutamente claro que a partir de la vigencia de la nueva Constitución del 2008, no existe diferencia alguna entre dignatarios, funcionarios o servidores públicos, ya que las tres denominaciones están consideradas a la presente fecha como servidores púbicos. Siendo así las cosas, jamás debió haberse reglamentado que los servidores públicos que hayan sido elegidos por votación popular y se candidatizen para la misma función, puedan seguir laborando y ganando sus remuneraciones. Incluso el numeral 6 del artículo 113 de la misma Constitución señala que “Las servidoras y servidores públicos de libre nombramiento y remoción, no pueden ser candidatos o candidatas de elección popular, salvo que hayan renunciado con anterioridad a la fecha de su candidatura”. Incluso esa misma disposición dice que las demás servidoras o servidores públicos y los docentes, podrán candidatizarse y gozarán de licencia sin sueldo desde la fecha de inscripción de su candidatura hasta el día siguiente de las elecciones. Es decir entre esas “demás servidoras o servidores públicos” se encuentran los Concejales, los Alcaldes, los Prefectos, Asambleístas, Presidente y Vicepresidente. El Consejo Nacional Electoral actuó deliberadamente en contra de la Constitución actual, al haber permitido que los servidores públicos que actualmente ejercen funciones de dignatarios, se mantengan ejerciendo esa función y a su vez participen en un nuevo proceso electoral, dejando un funesto precedente en la aplicación de la definición constitucional de servidor público.

+ NOTICIAS

Crucita, un balneario abandonado

Richard A. Bowen Muentes | 04:00 No sabría cuantificar las obras que merece tener Crucita, lo cierto es que ha estado creciendo en población y en ornato de manera desordenada por la pasividad de sus dirigentes locales, del cantón y el descuido de sus autóctonos habitantes; pero también de los migrantes que una vez radicados, no han sabido valorar este hermoso lugar tranquilo y acogedor.

Los 480 de Charapotó

Alfonso Delgado González | 04:00 El próximo domingo Charapotó cumplirá un año más de su fundación española, acontecimiento sucedido un 21 de Septiembre de 1534, es decir, hace 480 años.

¿Qué se debe decir?

Jorge Maldonado F. | 04:00 C uando aparece en cualquier conversación el nombre del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) está asegurada la controversia, porque las opiniones se encuentran divididas entre los que nos mantenemos cercanos a la Institución por dependencia o cualquier otra razón, y quienes sólo miran desde fuera el trabajo del IESS.

La marcha popular de hoy

Editorial | 04:00 Convocada por el Frente Unido de Trabajadores (FUT), en la tarde de hoy se desarrollará una marcha destinada a demandar del gobierno nacional la rectificación de la política social y económica que sigue, que consideran lesiva al bienestar del ecuatoriano.

Portoviejo

Edwin Delgado | 04:00 E n el 2008 se pedía que la sede de la Asamblea Nacional en Montecristi. Se demandaba vientos de cambios.

Las bandas de paz

EDITORIAL EL DIARIO | 04:00 A sí se ha dado por llamar ahora a las que hasta hace poco se denominaba bandas marciales y no hace mucho se las conocía como bandas de guerra; la disposición oficial es que en adelante se las llame bandas de paz, entendiéndose que será para estar a tono con el espíritu que debe primar en la sociedad ecuatoriana.

Prefecto autonomista

Carlos Intriago Macías | 04:00 L a autonomía no hace más o menos felices a las personas, las hace autónomas. Es axiomático, la autonomía no consiste en tener un buen amo, sino en no tenerlo. La autonomía no es un privilegio es un hábito que ha de adquirirse. Friedrich Nietzsche (1844-1900), dijo: A veces la gente no quiere escuchar la verdad porque no quiere que sus ilusiones se vean destruidas. A propósito, debo reiterarle al prefecto de Manabí que hay que tomar decisiones y asumir que el destino de Manabí es la autonomía.

Por sus nombres los conoceréis!!

Ignacio Navia Moreira | 04:00 P osesionados los nuevos dignatarios municipales, sus primeras acciones la ciudadanía comienza a comentar. Dicen que arrancan confundiendo más burocracia por meritocracia, término que finalmente solo a oferta de campaña se limitase; que los llamados “mejores”, amén de las respetables excepciones, compromisos políticos son. Que aunque sobrados méritos tienen en éste partido, la experiencia, el liderazgo, la capacidad y la preparación quedaran otra vez banqueados.

Más cámaras para la seguridad

EDITORIAL | 07:00 La Municipalidad de Portoviejo ha anunciado su intención de ubicar más cámaras de vigilancia en varios lugares de la capital manabita -y de algunas de sus parroquias rurales- con el objetivo de incrementar la vigilancia en el territorio cantonal.