Han transcurrido casi dos meses desde que el puente ubicado sobre el estero Quimís, en la vía Montecristi-Jipijapa, sufriera un severo daño, y hasta ahora no se hace nada por reconstruirlo.

Como acción urgente, para superar el inconveniente, se construyeron dos variantes, a las que les falta mantenimiento y pueden deteriorarse con la estación lluviosa.

El tramo Montecristi-Jipijapa es parte de la red vial estatal E482, que conecta a la provincia de Manabí con Guayas y su mantenimiento y administración está a cargo del Ministerio de Transporte y Obras Públicas.

“Lo que en un momento se constituyó en una emergencia, dejó de serlo al poco tiempo”.

Es una carretera principal, muy transitada, por lo que la reconstrucción no debería esperar tanto.
Hasta ahora, aparte de lo que se dijo en su momento, cuando el puente colapsó, no se ha expresado nada oficialmente. Lo que en un momento se constituyó en una emergencia, dejó de serlo al poco tiempo.

Pero, además, tampoco se ha señalado responsabilidades. Si bien el puente se construyó hace cerca de cuatro décadas, la vía pasó por al menos dos procesos de reconstrucción en los últimos veinte años: en el 2009, durante el gobierno de Rafael Correa, y después del terremoto, en el mandato de Lenín Moreno. Es impensable que no se haya advertido de su estado en alguna de esas ocasiones.

Editorial de El Diario publicado este lunes 6 de diciembre del 2021 en nuestra edición impresa.