Actualizado hace: 3 horas 41 minutos
María Soledad Vela Cheroni
Por las que nos faltan

Jueves 26 Noviembre 2020 | 04:00

 Mientras hablamos de los derechos de las mujeres, hay mujeres que no los tienen aún; mientras hablamos de violencia contra las mujeres, hay mujeres que son asesinadas. ¿Vale la pena seguir redundando?

Hay que seguir redundando. La única forma de erradicar la violencia contra las mujeres es desnaturalizarla completamente, tarea compleja que está en manos de todos. La formación en los centros de estudio siempre debe tener este contenido y ser practicado. La formación en el hogar debe partir del ejemplo, para tener niños y niñas seguros de sí mismos con una visión de equidad y armonía.
La sociedad debe entender que no existirá paz mientras no la haya para las mujeres dentro de los hogares y en la comunidad en general; no podemos hablar de democracia real si no se respetan los derechos de las mujeres; no hay equidad verdadera, si la mitad de la población, las mujeres, aún sigue luchando por sus derechos y la mayoría teme por su vida, por su integridad, ya sea en las calles, en las aulas, en el trabajo o en sus hogares.
La prensa tiene que tratar con el rigor y el respeto que se merece un delito tan grave como es el femicidio. Los titulares y las noticias deben reflejar realidades con respeto y profundidad, no buscar atraer lectores o vender. 
El Estado debe asumir su responsabilidad de generar campañas de prevención permanentes, no por una consultoría, no para recordar una fecha en especial, no por cumplir su asignatura… La acción de los gobiernos debe ser constante y continuada, una política de Estado que no varíe, sino que se fortalezca en el tiempo y con los cambios. Presupuestos, aplicación de las leyes, políticas públicas, reparaciones, deben ser parte del engranaje que el Estado ecuatoriano implemente para erradicar la violencia; recordando por justicia, que estas acciones no borran el dolor causado por tantos femicidios, pero lo evita en el futuro.
“Encontrar a mi hija de 19 años en un barranco de basura, cerca de una quebrada en Carcelén, como si la vida de mi hija no valiera nada, después de 2 años y medio de intensa búsqueda, es doloroso como madre y como mujer, jamás imaginé vivir y sentir tanto dolor donde he sentido que me arrancan el corazón y me lo destrozan por pedazos….”,  testimonio de la madre de una de las víctimas.
Los datos de las organizaciones de mujeres determinan que hasta ahora van 100 femicidios en el Ecuador, 10 de los cuales son en Manabí. Solo cabe un compromiso real del Estado. Encendamos nuestra vela por las que nos faltan.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: