Actualizado hace: 22 minutos
Los amigos  del despilfarro
Los amigos del despilfarro
Por: Walter Andrade
[email protected]

Lunes 26 Octubre 2020 | 10:02

Los gobiernos, generalmente, tienen un gran aliado a la hora de ejercer su mandato: la capacidad de gastar más allá de sus posibilidades. Es decir, quieren vivir más allá de sus ingresos, como si tuvieran una chequera abierta, lista para girar las cantidades que se le ocurran. 

Gastar no es una decisión de conocer si el gasto es útil y que si no se tiene y hay que endeudarse, hay que saber cómo se paga, como es lo usual en el mundo privado. El gasto está ligado a lo que interesa políticamente al político. Por supuesto que encuentran justificaciones para el gasto: que falta esto, que falta aquello lo que es fácil decir en un país como el nuestro. Pero vivir así, haciendo obras o comprando cosas sin saber cómo pagarlas, tiene un secreto: endeudarse. 
En estricta teoría, todo gasto debería ser útil y presupuestado con su respectivo financiamiento. Sabemos que este principio de sanidad financiera y de economía elemental se podría aplicar, pero claro no es político y ese es exactamente el problema. Hay gastos innecesarios y sin financiamiento y otros deseables, pero que no se pueden realizar. Así de sencillo. 
Pero hay algo peor que los ecuatorianos, como millones en el mundo, nos hemos dado cuenta: los gobiernos no solo gastan dinero que no tienen y se endeudan, sino que además despilfarran porque el dinero no lo sienten como de ellos, por eso vemos obras mal hechas, con sobreprecios, innecesarias, gastos superfluos, prescindibles e incompatibles con nuestros ingresos. Eso es todo.
El presidente Reagan, uno de los mandatarios más queridos de los EE.UU., cuando asumió el poder pudo saber de primera mano el despilfarro en que incurría el gobierno federal e igual como hizo cuando fue gobernador del estado de California, nombró una comisión para “ reducir el despilfarro y hacer más eficaz el gobierno”. La comisión la integraron prestantes hombres de negocios quienes reclutaron dos mil voluntarios para realizar el trabajo. La comisión produjo un informe  con 2.500 recomendaciones para hacer las operaciones del gobierno federal más eficientes y más económicas. Se encontraron con cosas comunes entre nosotros: lo que compraba el gobierno federal era más caro y sus operaciones más lentas que sus similares en el sector privado. 
En fin, creo que la mejor promesa de un político en tiempo de elecciones es no ser amigos del despilfarro y gastar bien el poco dinero que dispone Ecuador. 
 
Walter O. Andrade Castro
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: