Actualizado hace: 3 horas 58 minutos
Irina Tamara Briones Rivera
Neurosis del ama de casa

Cuidar de la casa y la familia significa asumir las tareas del hogar, dedicarse a barrer, trapear, lavar, tender, doblar, cocinar, lavar platos y la interminable lista de cosas que hacer, que parecen nunca acabar. Porque en realidad, la carga del hogar, es pesada.

Domingo 31 Mayo 2020 | 04:00

En épocas de pandemia, la mayoría de las mujeres, incluso las que trabajan fuera de casa, ha visto aumentada esa carga de trabajo en el hogar; esta carga que ya de por sí es pesada para alguien dedicada a ello, más aún para quien no está acostumbrada, hace que muchas mujeres se sientan cansadas, hostigadas, fastidiadas en lo físico y emocional, y que puede configurarse como una verdadera neurosis de ama de casa.  Recurro al término clásico, no muy utilizado hoy en día, en honor a sus descubridores y voy a tratar de explicarlo lo más claramente posible.
La neurosis es un tipo de trastorno mental que, sin tener causa orgánica alguna, tiene un elevado nivel de estrés que produce una serie de síntomas, como conductas repetitivas e inadaptativas, que puede llegar a ser incapacitante.
Ejemplifiquemos: una señora comienza a lavar los baños de su casa todos los días, aun sin estar sucios; o cuando ve ropa sucia blanca, le ve manchas y la restriega con fuerza exagerada. Esas son conductas repetitivas, que se hacen una y otra vez y que ya no tienen un objetivo determinado, sino que se realizan de manera mecánica.  Dichas conductas pueden provocar lesiones, dolores, malestar, etc.; sin embargo, la persona no es capaz de darse cuenta de lo que está pasando, o en otros casos se da cuenta, pero no es capaz de detenerse, lo que genera cansancio, desmotivación, irritabilidad, etc.
Ello se provoca por múltiples razones, algunas enterradas en lo profundo de su inconsciente, para estas no hay otra solución que recurrir a la terapia psicológica con un psicólogo especialista. Pero también puede haber otras causas, como la frustración por haber anhelado otra vida, haber esperado otras actitudes de su familia. No dar valor a las actividades de cuidado, minimizarlas, considerarlas inferiores; o simple monotonía, que la llevan a estar cansada de hacer lo mismo, harta, aburrida; todas estas situaciones provocan una autodepreciación, baja autoestima, porque si no valora lo que hace, tampoco valora a quien las hace, en este caso la propia persona.
Obsérvese, si algo parecido a lo descrito le pasa, podría estar cayendo en la neurosis del ama de casa.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: