Actualizado hace: 3 horas 53 minutos
Sin mascarilla
Sin mascarilla
Por: Keyla Alarcón
[email protected]

Miércoles 27 Mayo 2020 | 04:00

El 24 de mayo el presidente Moreno llegó al pleno de la Asamblea para rendir cuentas de su trabajo, escoltado por funcionarios con mascarilla. Él, por el contrario, fue la única persona sin hacer uso de ésta en un espacio compartido con un auditorio.

Es una norma, en el país, el uso obligatorio de ésta en espacios públicos para evitar contagiar -sobre todo- y ser contagiado y diríamos además que es una acción de empatía, solidaridad y afinidad para con la colectividad.  Se esperaría a la sazón que, el primer mandatario del país, al estar en el ojo público, dé ejemplo usándola, pero no, llegó a dar su discurso con la imagen de ser inmune al virus y tal vez a todo. 
La mascarilla también significa preparación y conciencia y su uso denota que cada uno de nosotros, como parte de una sociedad, estamos unidos en la lucha contra la pandemia, por ello cuando vemos a alguien que no la porta sentimos incomodidad y rechazo; sí, esa persona no tiene interés en cooperar, no está adaptada al principio. 
Después de escuchar el informe a la nación y ante lo ocurrido en los últimos meses, pensé que este Gobierno llegó sin mascarilla, hablando de manera figurada, al poder.  Sin conciencia: los sobreprecios en el IESS demostraron que la mayoría de sus funcionarios se creyeron, o creen, inmunes a la ley, residuos del Gobierno anterior, propagando la otra enfermedad que ha diezmado al país, la corrupción. ¿Cuántas personas están ya en la cárcel por esto? Sin preparación: el primer mandatario en el discurso, como es usual, no perdió la oportunidad de echar la culpa a su predecesor, del cual él fue vicepresidente, “que el despilfarro, que se robaron todo y así…”.
 Si uno asume un cargo público de esa magnitud significa que está enterado de la situación socioeconómica del país y sabe que va a poder redirigir la nave del Estado, pasar de quejumbroso todo el tiempo demuestra incapacidad; y sabemos que el primer acto de corrupción de un funcionario público es asumir un puesto para el que no está preparado. 
Aunque el presidente haya tenido acciones como encarcelar a Glas y desmontar parte del sistema correísta, fue parte del socialismo que dejó pelado al país y bajo esa ideología cogobernó muchos años. Diferentes sectores le han pedido que rectifique acciones, algo ha reconsiderado, por ejemplo dar pie atrás en el aporte de los trabajadores en la Ley Humanitaria; sin embargo, responde tarde y en ese lapso provoca a los sectores sociales.  
La mascarilla con un uso responsable cumple su función; lo mismo ocurre en la política, si no hay previsión, honestidad , preparación y conciencia, no sirve de nada.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: