Actualizado hace: 2 horas 7 minutos
Evidente falta de profesionalismo
Evidente falta de profesionalismo
Por: Solón Pinoargote Sánchez

Lunes 18 Mayo 2020 | 08:00

Para quienes estamos atentos a lo que a diario ocurre en el país y el mundo, a través de las noticias que nos trae el cable internacional, y la prensa en general, no es nada de otro mundo darse cuenta la falta de profesionalismo de quienes se encuentran en la ineludible obligación de cultivar ciertas disciplinas, arte o deporte cuando éste tiene por finalidad principal el lucro por lo que dice o hace.

Y decimos esto por cuanto a nivel de la ciencia social de la comunicación, básicamente la profesión de periodista, se ha degradado tanto debido a las reiteradas faltas de seriedad e imparcialidad de una gran cantidad de periodistas en el ejercicio diario de la misma. 
El ecuatoriano ya maduró lo suficiente como para saber y darse cuenta perfectamente bien, que la información que recibe, bien sea a modo de opinión o de noticia, cuenta con el suficiente aval de la verdad, o no. Desgraciadamente esta forma inescrupulosa del manejo de la información, que cada día gana terreno, ha degradado tanto a la profesión periodística, que prácticamente va dejando de tener vigencia en el mundo de la información, lo cual es una pena terrible, tanto más que aún existimos lectores cuya información diaria de la prensa es un componente adictivo reconfortante para el resto del día.
Tenemos entendido que en la profesión periodística, al igual que en la del médico, del abogado, de la ingeniería, etc., hay especializaciones, por ejemplo, habrá periodistas cuya labor la despliegan en temas únicamente de investigación; otros en asuntos de opinión; entrevistadores; redactores, etc., por lo que no creemos que para estos menesteres exista improvisación; de allí que, en el ánimo de cambiar el status imperante de enviar al público información incierta, sesgada y no real solo por favorecer y darle gusto al mandatario de turno, y no al mandante que se merece la verdad, se deben revisar procedimientos. No hay que olvidar que lo que comienza con engaño, generalmente termina en tragedia.
Es injusto e infeliz aquel que duda y no investiga, así como aquel que envía información falsa y no contrastada, puesto que esta es conflictiva y pierde el requerimiento de vigencia real y veraz. 
Martin Luther King sostenía: “Cumplamos la tarea de vivir, de tal modo que cuando muramos, incluso hasta el de la funeraria lo sienta”.  
El mundo es de los optimistas; esperemos que esta situación se recomponga para bien del país, y de tan noble profesión de periodismo. La Federación de Periodistas y los colegios provinciales tienen la obligación estatutaria de instruir a sus afiliados en este sentido; es decir, que escriban u opinen con la verdad para no tener que ser criticados en el contexto internacional como últimamente ha sido la constante.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: