Actualizado hace: 4 horas 19 minutos
Vanessa Rodríguez Egüez
Sin descuidar al campo

¿Se imagina qué sería de este aislamiento si el campo no estuviera produciendo? El campo no ha parado y por eso tenemos comida disponible. Es cierto que algunos productos han escaseado, otros se han encarecido, pero en términos generales, hay existencia en los mercados. Por eso, el apoyo a la producción es fundamental y no debe descuidarse.

Jueves 14 Mayo 2020 | 04:00

A la sociedad le interesa que existan alimentos y que, en buena parte, éstos sean producidos localmente.  Por eso, se definen diferentes tipos de apoyo público y se establecen responsables institucionales a múltiples niveles. Así, el gobierno central dicta las políticas agropecuarias sobre qué producir o cuándo hacerlo y otorga créditos a bajos intereses y plazos convenientes.  En forma complementaria, los gobiernos provinciales se encargan de los sistemas de riego, vías y en general el fomento productivo. 
La sociedad también necesita que la población esté sana. Por eso se crean hospitales y centros, se compran equipos, insumos, medicinas y se contrata personal médico.  En este caso, la competencia es exclusiva del gobierno central y, por tanto, es desde ese nivel desde el cual se debe prevenir y promover la salud.
Por esto último, causa sorpresa que se hayan asignado 250.000 dólares a cada gobierno provincial para que adquieran insumos médicos y pruebas para la lucha contra el COVID-19. Está claro que el país necesita más pruebas, pero quien debe hacerlas es el gobierno central, a través del Ministerio de Salud. Los gobiernos provinciales, al no ser responsables directos de la salud, no están preparados para aplicar pruebas médicas. Por ejemplo: ¿Con qué criterios van a decidir qué tipo de pruebas comprar? ¿Quién aplicará las pruebas? ¿Quién llevará el registro de los beneficiarios para que no existan duplicidades? ¿Qué se hará con los resultados? 
Es necesario que el gobierno central asigne recursos adicionales a los gobiernos provinciales, pero éstos deben ser para el cumplimiento de sus competencias exclusivas, no para cubrir las deficiencias del sistema de salud público. Los gobiernos locales deben articular y coordinar con el Ministerio de Salud, sin distraerse de sus principales responsabilidades.
Ahora más que nunca, necesitamos gobiernos provinciales fuertes, apoyando al sector productivo, garantizando que los productos lleguen a los mercados e incentivando a los consumidores para que compren productos locales. La producción agropecuaria no se ha detenido y ese esfuerzo debe ser impulsado y reconocido por la sociedad.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: