Actualizado hace: 3 horas 31 minutos
Homenaje al trabajador ecuatoriano
Homenaje al trabajador ecuatoriano
Por: Jorge Albán Delgado
jorgealban01@hotmail.com

Viernes 01 Mayo 2020 | 04:00

Hoy, primero de mayo, sería el día indicado para rendirle homenaje al trabajador ecuatoriano.

Desde el sacrificio de los mártires de Chicago del año 1886, los trabajadores de todo el mundo vienen celebrando esta fiesta universal del trabajo, reafirmando los derechos del trabajador.

Estos mártires, que regaron su sangre por las calles, son el símbolo y holocausto en pos de una conquista en el terreno de los derechos laborales. El de los valerosos soldados del trabajo que lucharon contra la policía que arremetió con furia en cuyo grupo se mezclan las voces de mujeres, no fue un sacrificio estéril, sino que sirvió para demostrar el poder moral de un sector que tras largos periodos de explotación laboral se sintió alentado por el derecho a reclamar justicia, un trato equitativo acorde con su trabajo.
Es necesario el cambio de estructuras modernas acorde con el desarrollo y progreso de los pueblos del mundo. Aprovechemos precisamente de los brazos contingentes del trabajador para cosas positivas que constituyen el bienestar de los suyos dentro del marco de derechos, justicia, equidad, eficiencia, solidaridad. El hombre consciente de su responsabilidad es consecuente con la eficiencia del trabajo, ese es el ideal humano y social, contribuirá un tanto para salvar los profundos abismos de los cuales yace una gran mayoría humana.
Innegablemente de los procesos de la historia humana, el trabajo no era fuente de libertad para los hombres. Durante muchos siglos los trabajadores eran esclavos. En Ecuador, en el año 1851, fue abolida por el expresidente Dr. José María Urbina y EE.UU. la decretó 10 años más tarde.
El trabajador es factor imponderable de la producción y por eso debe estar garantizado y protegido por las leyes y por quienes tienen el deber de hacerlas cumplir, para que se libere de todo primitivismo  y ofrezca mejores rendimientos a la sociedad como también mejorar las condiciones de vida del trabajador y de su familia.
Con la promulgación del mandato constituyente No. 8, expedido en 30 de abril del 2008 en la Asamblea de Montecristi, se constituyó la partida de defunción de la tercerización laboral, que no era más que un negocio muy rentable.
La Constitución manifiesta que el Estado garantizará el derecho al trabajo, ese trabajo ponderado y sacrificado que hace cada una de nosotros. 
En la conmemoración a los 131 años del Primero de Mayo, hago votos para que los gobernantes elaboren una legislación laboral que mejoren las condiciones de vida a los trabajadores acorde con las realidades existentes.
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: