Actualizado hace: 10 horas 52 minutos
La tierra y el COVID-19
La tierra y el COVID-19
Por: Oswaldo Vélez Ortiz

Viernes 01 Mayo 2020 | 04:00

La actual pandemia ocasionada por el COVID-19 está dando una lección al mundo, principalmente a los países más ricos, que sin saber a cabalidad todo lo que existe y puede existir en nuestro planeta, invierten miles de millones de dólares para explorar el espacio sideral y ver si en galaxias que están a cientos de años luz, existe vida, agua o minerales, como si fuera posible llegar a esas distancias, ni en diez o más generaciones.

Si en vez de haber derrochado tanto dinero, esos científicos se hubieran dedicado  a estudiar y explorar la Tierra, no estuviéramos viviendo esta tragedia mundial o, sus efectos serían menores.
A esta fecha,  deben estar con vergüenza y gran sentimiento de culpa, al haber descuidado a la humanidad y, que un organismo invisible, esté dando al traste con todos sus inventos y planes de conquista espacial. Los gobiernos del mundo deberán poner coto a esto y obligar a que esos cerebros privilegiados aterricen, para que investiguen nuestro planeta, para de esa manera determinar cuál es el origen de los virus actuales y de los que puedan presentarse a futuro, para que se tengan las vacunas, antibióticos precisos y necesarios, para que no acaben con la humanidad.
El coronavirus no va a desaparecer, tendremos que aprender a vivir con él, tal como ocurrió con la viruela, tuberculosis, sarampión etc., cuya expansión se controló, gracias a las vacunas, antibióticos etc., se descubrieron cuando esas potencias y sus científicos se preocupaban más de nuestro planeta.
Desde mucho tiempo hasta la actualidad, el hombre ha abusado de la naturaleza, cambiando en su afán de conquista y riquezas, el hábitat de la fauna y flora en toda la faz de la Tierra, que ha ocasionado que virus y bacterias busquen otros huéspedes, como en este caso, que lo encontraron en el hombre.
Felizmente, de todo lo que ocurre, quedan experiencias y una de ellas es que en los manglares, el mar y la tierra, sus especies se han podido reproducir normalmente por esta veda obligada, que ha evitado la sobre explotación que el hombre hace de ellas. 
Al planeta hay que respetarlo y esos grandes buques que con la pesca, acaban con la vida en el mar, deben tener por lo menos tres meses de veda en el año,  para lo cual los organismos nacionales, e  internacionales de medio ambiente, fauna, flora, etc., están obligados a regular esa actividad, para que no se continúe   depredando irracionalmente  a la naturaleza.
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: