Actualizado hace: 3 horas 54 minutos
Virus fanáticos
Virus fanáticos
Por: Leonardo Moreira Delgado
leomodel3@gmail.com

Jueves 23 Abril 2020 | 04:00

Según los entendidos, inexorablemente estamos rodeados de varios tipos de virus, unos más letales que otros. El primer acercamiento de la ciencia de la salud fue al virus del mosaico del tabaco, en 1899, bautizado por el ruso Dimitri Ivanovski como “germen viviente soluble”. De allí, la rabia por la mordedura de un perro infectado; la polio que produce la poliomielitis.

 Según los entendidos, inexorablemente estamos rodeados de varios tipos de virus, unos más letales que otros. El primer acercamiento de la ciencia de la salud fue al virus del mosaico del tabaco, en 1899, bautizado por el ruso Dimitri Ivanovski como “germen viviente soluble”. De allí, la rabia por la mordedura de un perro infectado; la polio que produce la poliomielitis.

Luego la varicela, el papiloma (VPH) y el herpes; el parvovirus V19; el de la hepatitis B, del género rotavirus; de la hepatitis A; de la fiebre amarilla; del ébola; el de la gripe española, el sarampión; el dengue; la “patada china”; la inmunodeficiencia humana (sida) y las influenzas que causan pandemias.
Los virus son mucho más pequeños que las células. “Son solo cápsulas que contienen material genético y para reproducirse invaden las células”. Es, en esencia, un agente infeccioso microscópico. Están compuestos por ácidos nucleicos, ya sea ADN o ARN.
La selección natural ha precedido a la evolución de los humanos, plantas y todos los seres vivientes del planeta, y los virus no son la excepción. 
En la vida sociopolítica también los encontramos, justamente cuando estábamos sumergidos por una pandemia con “corona” mundial, en la república banana, se da un hecho de justicia sobre un evidente acto de corrupción gubernamental, tipificado como cohecho, sucedido entre el 2007 y el 2017.
Y empiezan a surgir los iracundos hackers y crackers, que contaminan los recursos informáticos en nuestros hogares, donde es imposible protegernos, al menos que queramos estar incomunicados. Es un fanático insidioso que lo hace con propósitos ilícitos, para defender lo indefendible, pretendiendo borrar diez años de corrupción, del “disco duro” de los ciudadanos.
Hoy más que nunca, al sistema inmunológico humano hay que reforzarlo con la medicina de la justicia y la verdad, para combatir a los patógenos sociopolíticos, antes de que infecten a otros.  El linaje de este virus solo tiene cabida en la mente y corazón microscópicos de los fanáticos. Tenemos que defendernos por medio del desarrollo de anticuerpos, alimentándolos con proteínas de la marca “prohibido olvidar”.
La politiquería es una cantera para el fanatismo, que vive de creencias, mientras los no fanáticos de ideas, que son funciones adaptativas para lograr razón, amor y fe, es de lo que hoy debemos alimentar nuestro espíritu.
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: